Jorge Salum, un alcalde… “políticamente incorrecto”

Jorge Salum, un alcalde… “políticamente incorrecto”

Autor:
03/05/2021

492722

Por: Eduardo Ortega Solano

Jorge Salum del Palacio es un político no tradicional de forma y fondo, no existen recuerdos que su paso por la regiduría, diputación local o federal, haya influido para cambiar su forma de ser o actuar. Esto a excepción de una característica personal señalada primordialmente por sus correligionarios: “La dificultad de hacer equipo”, lo cual en la política es un pecado. Este fue un inconveniente que logró superar en los últimos años, y esta nueva característica personal fue fundamental en el triunfo de su tercer intento para el arribo a la alcaldía capitalina. (Dos veces candidato y una más, precandidato)

Pero continúa siendo un político sobrio, no afecto a la parafernalia, y menos a la frivolidad, tan normal en el entorno político. No ha cambiado su código postal, o su forma de vestir, no es frecuente verlo con traje, y mucho menos llevando una “vida cara” confundido por las acepciones personales que puede dar el poder.

Todos recordamos el incidente, donde el entonces candidato Jorge Salum en plena campaña a la alcaldía, mandó con “cajas destempladas” a unos estudiantes que le realizaron una petición que tendría que cumplir cuando llegará a la presidencia, a lo que simplemente contestó: “Esto no pertenece al entorno municipal, y no puedo prometer algo que sé que no puedo cumplir”. Los gurús de la comunicación política, calificaron esta respuesta como un error, un fundamento ortodoxo en usos y costumbres en la política es siempre prometer. Ya lo decía Quinto Cicerón a su hermano Marco Tulio 64 a.C: “Promete incluso aunque no puedas cumplir” este es un axioma totalmente vigente en nuestros días, basta ver la cantidad de promesas que realizan los candidatos a legisladores dentro de las campañas políticas, muchas de ellas con la certeza que no podrán cumplir.

Por lo antes mencionado, se puede decir que Jorge, “no es políticamente correcto”, pero existen más vestigios para realizar semejante afirmación. Recientemente, fueron bloqueadas tres cuadras de la Calle Victoria, ocasionando un verdadero caos vial, y esto fue resultado de la protesta que generó una decisión del Alcalde. Ya que optó por quitar el apoyo del que gozaba un líder social por la nada despreciable cantidad de 55 mil pesos que recibía de forma mensual, además de condonar multas de tránsito, recibos de agua, descuentos en permisos y predial, entre algunas prebendas más, y por supuesto esto sin necesidad de realizar algún informe del uso de los ingresos y los beneficiarios de condonaciones y descuentos. Y es que este acuerdo fue producto de negociaciones con administraciones anteriores, que eran “políticamente correctas” y decidieron ceder a estas pretensiones para no “alborotar el gallinero” y mejor “llevar la fiesta en paz”.

Un incidente más, se dio en el entorno del contrato realizado con la empresa que colocó las luminarias de la capital, el cual Salum del Palacio pretendió desconocer, tan solo porque encontró un sobreprecio que daba un beneficio ilegítimo a la empresa que los vendió por 800 millones de pesos en contra del erario municipal. Lo “políticamente correcto” hubiera sido haber apechugado, y pasar el adeudo al próximo trienio; sin embargo, no solo reduce la deuda, sino que también anuncia que será pagada dentro de su gestión lo que quita una fuerte carga a la próxima administración municipal. Así pues, esto le valió el reconocimiento de propios y extraños de tal forma que los regidores del PRI: Daniela Soto y David Payan publicaron una misiva donde finalizaban diciendo “más acciones así, necesita Durango”.

Estas son tan solo algunas muestras de la forma heterodoxa del Alcalde de hacer política, una forma que se puede calificar de “políticamente incorrecta”, pero si… honesta y auténtica, ¿Aprobamos su forma de actuar o preferimos seguir con gatopardismo?

Twitter: @EduardoOrtegaS

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: