La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) nunca ha servido para nada

La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) nunca ha servido para nada

Autor:
17/09/2020

285113

Por: Gilberto Jiménez Carrillo

Previo al pasado encuentro de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en San Luis Potosí con el Presidente de México, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, expresó que la Conago no servía de nada. Para el bronco, la Conago es como el “Club de Toby”, un simple protocolo pues nunca ha servido de nada. Para el analista político y académico Lorenzo Meyer, la historia no registrará a la Conferencia Nacional de Gobernadores como un parteaguas. A estas alturas la agrupación que, según sus documentos, surgió como un foro permanente en la búsqueda de fortalecer el federalismo a través de mecanismos democráticos y pleno respeto de las instituciones del país, sólo sirve a los mandatarios estatales de desahogo.

Cuestionado sobre la salida de la Conago de algunos gobernadores, entre otros Jaime Rodríguez, quien llegó al poder por la vía independiente y que fue de los gobernadores que abandonó la Conferencia, el priista Miguel Riquelme, de Coahuila, algunos gobernadores de extracción panista y el perredista de Michoacán, Silvano Aureoles, el historiador dijo que la salida de estos los mandatarios estatales no tiene una importancia realmente mayor. Si tengo que apostar, apuesto a que no va a pasar nada si desaparece la Conago. Y si se pregunta a un ciudadano común y corriente, de a pie, ‘oiga ¿Le preocupa la Conago? Creo que ni la conocen, apuntó. Explicó que la Conferencia no tiene fundamento legal ya que es una invención política de coyuntura, y quizá la coyuntura ya se les fue, pues para ello es necesario tener una Presidencia (de la República) más o menos débil para que pueda tener sentido eso de los gobernadores.

La Conago funcionó como un contrapeso o al menos una agencia de gestoría, cuando gobernaban Vicente Fox y Felipe Calderón, displicente uno y resentido el otro, mientras que, en tiempos de Peña Nieto, fue siempre una reunión social de amigos favoritos. En la actualidad para nada sirve frente a un político profesional como Andrés Manuel López Obrador. La Conago es una organización cuyos mejores momentos han sido para pedir dinero, clamar por la oportuna y suficiente entrega de haberes para gobernar e intentar presiones sin fuerza más allá de las declaraciones y las palabras. En las comidas del Presidente con los gobernadores el menú siempre ha sido sopa de fideos y cuando se acaba les sirven de la otra y de tomar un jarro de atole… con el dedo, por cierto.

Después de la comida los gobernadores más aguerridos Enrique Alfaro, Silvano Aureoles, Cabeza de Vaca, Javier Corral y Francisco Domínguez, emprenden el único camino de quien no tiene poder: hablar, declarar, tomar por asalto las páginas de los periódicos y lanzar sobre el papel o el teclado de las redes sociales, la queja por saberse desdeñados y despreciados.  La deserción o desaparición de la Conago es tan inútil como la conferencia misma. El Gobernador de Jalisco amenazó con ausentarse de las reuniones, porque según él estas “son chafas y obsoletas”, y tiene razón pues la famosa Conago es un ente perdido en medio de la nada, de manera que pueden salirse ocho o diez gobernadores, incluso puede desaparecer y no sucederá nada, pues ya el gobernador Javier Corral bautizó a la Conago como una entelequia…y no se equivoca.                         

Email:[email protected]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *