LA PALABRA DEL GIOCONDO… Dirigencia estatal del PRI, entre el dedazo y buenas noches

LA PALABRA DEL GIOCONDO… Dirigencia estatal del PRI, entre el dedazo y buenas noches

Autor:
14/07/2021

553264

Por: Alejandro Flores de la Parra

Este martes por la tarde, la Comisión Política Permanente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sesionó para aprobar la Convocatoria para renovar su Presidencia y la Secretaría General, en lo que seguro habrá de mover los intereses de varios grupos al interior del instituto político.

Varios serán los que den por hecho que la llegada de Arturo Yáñez Cuéllar, secretario de Organización en Durango y delegado regional del CEN del PRI, será de mero trámite, pues está visto que su cercanía con Alejandro Moreno Cárdenas, presidente Nacional del partido, lo ha mantenido no solo vigente, sino en posiciones estratégicas, a pesar de su gravísima derrota en 2019 como candidato a la alcaldía de Durango, donde quedó en un nada honroso quinto lugar. Sin quitarle mérito a su militancia y trayectoria al interior, pareciera que nada bueno diría que su llegada a la dirigencia fuera por la vía del compadrazgo y el dedazo, pues una de las principales propuestas de campaña de “Alito” Moreno, era brindarles la fuerza a las bases para elegir a sus dirigentes, teniendo el mismo peso las filiales, sectores, organizaciones y hasta las líderes seccionales, por lo que ir contrario a ello, sería dar lugar al incumplimiento.

Además, el PRI cuenta con perfiles con un peso específico al interior, como el propio Rubén Escajeda, actual dirigente interino que ocupa el lugar de Luis Enrique Benítez Ojeda, quien se separó de la presidencia estatal buscando adquirir un espacio como diputado de representación proporcional en la sexagésima novena legislatura, misma que ahora tiene en la bolsa; el ingeniero, oriundo de San Juan del Río, no solo sacó a flote el pasado proceso electoral que puso al PRI como la primera fuerza en el Congreso del Estado, sino que fue pieza clave para calmar las aguas al interior, cuando algunos empezaron a amagar con moverse, al no verse favorecidos con posiciones.

Por otro lado, con el inminente regreso del “ismaelismo” con miras a tomar el control del priismo duranguense, la figura de Adán Soria Ramírez retoma fuerza y peso para no ser descartado, quien además de ser identificado como pieza inamovible y leal del exgobernador, tiene la capacidad y habilidad para concertar con los diversos grupos al interior, lo que lo convierte en un eslabón que podría fortalecer al partido y a sus intereses, pensando en la perentoria alianza político electoral que habrán de forjar con el PAN, para el proceso de 2022.

Por otro lado, si se quiere cerrar el “Club de Tobi” y abrir la participación a los cuadros femeninos, la figura de la diputada local y actual secretaria general, Catalina Mercado Gallegos, sin duda sería un perfil más que digno de tomar en cuenta, pues la trayectoria y su desempeño conciliador e impulsor para beneficio de su partido, la pone adelante de muchas.

Nada está dicho y esta es una oportunidad inmejorable para el PRI para reafirmar y consolidar su renovación estructural e ideológica, que no puede permitir que se le vaya entre el dedazo y buenas noches.

Twitter: @AlejandroFdelaP

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *