LA PALABRA DEL GIOCONDO… Mucho ruido y pocas nueces

LA PALABRA DEL GIOCONDO… Mucho ruido y pocas nueces

Autor:
30/03/2021

464565

Por: Alejandro Flores de la Parra

El inicio de la administración municipal en la capital, fue contra corriente por diversos factores. Desde la falta de recursos, producto del desfalco del que fue objeto el Ayuntamiento durante la gestión del oftalmólogo, hasta la politización de temas poco relevantes, por parte de regidores y diputados que buscaban figurar desde el día uno, con propósito de ser protagonistas, sin importar mucho la sustancia.

Hoy, muchos de ellos ni siquiera terminaron su gestión, pues como había sido señalado por su servidor y por muchos más, solo perseguían una proyección mediática para buscar brincar a otro puesto y presumir una trayectoria amplia que subió como la espuma.

Otros, al haber visto truncadas sus aspiraciones políticas debido a los pocos espacios que había para repartir en la próxima elección, prefirieron callar al darse cuenta que, aquellos arrebatos, nos les fueron suficientes para simular una carrera política y una verdadera representación de la sociedad.

Por si fuera poco, los señalamientos por falta de obras y acciones, que fueron motor de su crítica, no les ha dejado oportunidad para seguir bajo esa bandera, ya que la presente administración ha entregado resultados sustantivos en aquello que se criticaba. Desde el rescate de unidades deportivas hasta la pavimentación y un avance sustancial en la rehabilitación de calles, hasta obras en que la corta visión no daba lugar a la crítica, como la reposición de líneas de agua potable, la construcción de pozos de absorción e incluso las que otras administraciones dejaban de lado por “tocarle” a otras instancias, como la infraestructura educativa.

Al no contar con elementos para realizar una exigencia real por falta de resultados, hacia quien encabeza el Ayuntamiento capitalino, ahora se busca señalar y denunciar la participación en un acto político interno. ¿Acaso ser funcionario cancela los derechos políticos de los ciudadanos? Incluso, recordemos que, no hace mucho, quien encabezó la anterior administración, la misma posición que hoy se busca atacar políticamente, fue sentenciado culpable por un tribunal federal, por hacer uso de recursos públicos para promover su imagen personal con fines electorales. Ese mismo personaje, que utilizó el dinero de los duranguenses para vendernos su proyecto político, solo fue sancionado con una suma irrisoria de dinero y, hoy, ostenta una posición política inmejorable que le ha permitido contar con un fuero constitucional. Me pregunto, ¿Dónde estaba el “abogado del pueblo” en aquel entonces? ¿por qué no se denunció penal y administrativamente a quien desvió recursos públicos, destinados a la operatividad del Ayuntamiento, para impulsar su imagen personal? ¿Acaso es más grave que un funcionario, que es militante de un partido, acuda a un evento cerrado a ejercer sus derechos políticos al interior del mismo, que el robarse el dinero de Durango en favor de un proyecto personal, del que existe evidencia e incluso una sentencia?

Así, con mucho ruido y pocas nueces, algunos políticos nos quieren voltear la cara hacia los asuntos políticos, como si en estos tiempos no hubiera muchas más cosas por las cuales preocuparse. Hoy, los ciudadanos debemos estar atentos a las acciones que llevan a cabo las administraciones, dar seguimiento y, por supuesto, exigir resultados, dejando de lado los desgastes políticos que durante tanto tiempo han servido de excusa para señalar al de enfrente, aunque quienes hacen más daño, son los que se bajan del barco, buscando mejores proyectos personales.

Twitter: @AlejandroFdelaP

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *