LA PALABRA DEL GIOCONDO… Nuevos aires, nueva forma

LA PALABRA DEL GIOCONDO… Nuevos aires, nueva forma

Autor:
08/04/2021

472231

Por: Alejandro Flores de la Parra

El proceso electoral 2021 ha provocado interesantes movimientos al interior de los partidos y las posiciones políticas que ostentan sus agremiados. Sin duda, será una elección que pondrá a prueba muchas cosas, entre la capacidad de los candidatos para innovar y ser creativos, como la continuidad de proyectos políticos y administraciones.

Uno de esos movimientos, que toma una especial relevancia por lo que representa para el desarrollo del poder legislativo en nuestro estado, es la renuncia de la diputada Sandra Lilia Amaya a la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado (Jucopo), quien estará llevando a cabo el proceso para solventar nimiedades administrativas que el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) opuso ante su registro como candidata de representación proporcional en la coalición Morena-PT para la próxima Legislatura local, tales como comprobar su mayoría de edad y demostrar que sabe leer y escribir, lo que obviamente ya tiene nota dicho instituto, del proceso electoral inmediato anterior.

Pero más allá de la situación administrativa electoral, me parece destacable que la Diputada, quien ha luchado por construirse una imagen personal apegada a la justicia y, en reiteradas ocasiones, ha pedido “piso parejo” no solo en los procesos electorales sino en el desempeño de la función, haya dejado de lado una privilegiada posición que podría servir para ejercer presión ante un instituto que ha sido señalado por malos manejos en el ejercicio de recursos públicos, y buscar solventar la situación como una simple ciudadana que aspira una candidatura.

Además, este movimiento permitió la llegada del diputado Iván Gurrola Vega, a la presidencia de la Junta, quien ha encabezado una relevante oposición a los gobiernos estatal y municipales y, donde más allá de la concordancia en las ideas políticas, siempre será conveniente contar con voces y liderazgos que generen contrapesos que permitan una mejor y mayor representación social, tal y como señalan los argumentos de los opositores a nivel federal.

Con Gurrola Vega al frente del Legislativo estatal, sin una participación activa en las campañas que le distraigan de los objetivos generales de la Legislatura, tiene el escenario perfecto para lograr cosechar, en pocos meses, la cristalización del proyecto por el que los duranguenses votaron en 2018, dando celeridad a los pendientes de iniciativas y designaciones, como la del titular de la Entidad de Auditoría Superior del Estado y, sobre todo, el seguimiento a quien saliera de esa institución fiscalizadora por señalamientos sobre mal uso de los recursos, para con ello dar por cumplida la encomienda ciudadana ganada en las urnas hace casi tres años.

Así, mientras la estafeta del proyecto de la «Cuarta Transformación» y la responsabilidad de su ejecución, llega a nuevas manos, la posibilidad de dar cauce a los intereses de los ciudadanos, con nuevos aires y nuevas formas, recae en un personaje cuya aspiración política futura, podría verse alimentada y darle la oportunidad de consolidar, también, un proyecto personal. A los ciudadanos, nos toca estar atentos y dar seguimiento a su trabajo, para dictar el rumbo que sea más conveniente para el desarrollo de nuestra entidad.

Twitter: @AlejandroFdelaP

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *