La recuperación a los impactos del COVID-19

La recuperación a los impactos del COVID-19

Autor:
11/02/2021

420370

Por: Ernesto Escobosa

En 2021, las instituciones tendrán que hacer un gran esfuerzo, por una parte, seguir atendiendo la incidencia de contagios de la pandemia, a la vez que se tendrá que desarrollar un esquema logístico muy amplio para la vacunación de las personas y se pueda cumplir con los plazos en que se programaron; además de que se realizarán las elecciones más grandes en la historia del país en un ambiente de deterioro e incertidumbre económica. Los costos humanos y económicos que ha propiciado el COVID-19, empezarán a sentirse con mayor ímpetu una vez que se empiece a controlar la pandemia, ya que al ser una prioridad por lo que implica sigue atrayendo la atención de la ciudadanía, pero llegará un momento en que la máxima afectación se centrará en los empleos perdidos, las empresas quebradas y en los negocios que han tenido que ser liquidados porque se convirtieron en incosteables.

Los impactos serán en todo el mundo, sin duda, pero los países que estén mejor preparados para revertir las pérdidas son los que regresarán a la normalidad con mayor rapidez; en consecuencia, México debe contar con un plan, una ruta crítica que le permita identificar cual es la forma menos costosa y más viable para empezar un proceso de recuperación económica cuando las condiciones vuelvan a ser propicias.

El Presidente de la República tiene la opción de generar una política de estado incluyente, en la que participen todos los poderes públicos, los diversos niveles de Gobierno y los sectores productivos, lo cierto, es que será necesaria la concurrencia de esfuerzos en torno a objetivos comunes.

El liderazgo de López Obrador deberá ir mucho más allá de sus simpatizantes, debe convocar a todos los mexicanos, deberá impulsar un nuevo acuerdo político nacional que permita trascender la polarización política y las diferencias de forma para que el país tenga mayores posibilidades de organizarse para poder lograr en el corto plazo su recuperación.

México es un país que se ha vuelto cada vez más complejo por la pulverización de los intereses; todavía hace cuatro décadas todo se centraba en la Presidencia de la República, tanto el poder público como los grandes negocios, los legisladores y gobernadores no movían un dedo si no se los indicaba el Presidente; actualmente, cada quien trae su propia dinámica, sus objetivos particulares, incluso se atreven a desafiar el poder presidencial, esto se ha notado mucho en el manejo sanitario de la pandemia, cada entidad federativa en vez de cumplir los lineamientos nacionales ha elaborado su propia agenda.

Es momento de hacer prospectivas, adelantarse a los posibles escenarios que vendrán en el futuro inmediato para tener un mayor margen de maniobra al estar preparados ante las eventuales circunstancias que se presentarán, es una buena oportunidad para replantear las líneas comerciales con Europa y Asia y dejar de apostarle todo al mercado de América del Norte.

Es necesario definir con cuáles países es más conveniente establecer nuevas formas de comercio en función de las fortalezas y debilidades que han venido mostrando, ya que no es privativo de México el decremento en el Producto Interno Bruto como consecuencia lógica del debilitamiento de la producción y el consumo ya que esta tendencia es uno de los efectos naturales de la pandemia.

México puede recuperarse rápido y salir fortalecido si se saben utilizar bien las potencialidades territoriales, humanas y productivas con las que contamos; lo que es bastante evidente es que si no se toman las decisiones correctas y se aprovechan las capacidades institucionales y de la iniciativa privada para acelerar la normalización del sistema económico estimulando una mayor radicación de inversiones productivas internas y externas todo el proceso será muy tardado y costoso. La forma en que decida avanzar cada país en su recuperación económica, eventualmente, generará una nueva correlación de fuerzas en el ámbito internacional.

Twitter: @ernestoescobosa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *