Luis Enrique Benítez, un profesional del trabajo legislativo que debe de estar en el Congreso

Luis Enrique Benítez, un profesional del trabajo legislativo que debe de estar en el Congreso

Autor:
11/02/2021

420258

Por: Gilberto Jiménez Carrillo

Con contadas excepciones, el desempeño o labor que han tenido los diputados de Durango de las más recientes legislaturas, tanto locales como federales, no ha tenido mayor incidencia en la acción legislativa, y su paso por el Congreso y Cámaras ha sido casi inexistente. Pero como son un mal necesario y el sistema lo permite, seguimos padeciendo el arribo a los congresos de personajes que no tienen ni la más remota idea de lo trascendental que resulta ser diputado o senador, esta inmensa mayoría ha formado parte de lo que se conoce como diputados del montón. Del 2006 al 2009, Luis Enrique Benítez fue diputado federal y además vocero del grupo parlamentario del PRI, esto quiere decir que hablaba en nombre de sus compañeros y cuando era necesario plantear una iniciativa o pronunciamiento desde la tribuna, Benítez Ojeda era el que lo hacía, pues su elocuencia, firmeza de voz y sobre todo el conocimiento que tiene en derecho parlamentario, lo convirtieron en el mejor orador que entonces tenía el PRI. Cada tres años llegan nuevos diputados al Congreso del Estado de Durango, y una vez que entran en funciones, integran comisiones legislativas y desde luego mesas directivas, que son cambiantes, mínimo cada mes.

Resulta muy chistoso como el personal del Centro de Investigaciones y Estudios Legislativos del Congreso del Estado, se sitúan atrás de los nuevos diputados para actuar como ventrílocuos, pues les hablan al oído a los noveles diputados para decirles que digan, que no digan, a qué hora hay que ponerse de pie, en qué momento ceder la palabra, como clausurar la sesión y hasta en qué momento pueden ir al baño, es decir, que sin los asesores legislativos no estuvieran atrás de ellos, simple y sencillamente no sabrían que hacer, esto porque raramente se toman la molestia de estudiar la Ley Orgánica del Congreso.

Escuchar a Luis Enrique Benítez en tribuna es un verdadero deleite, cuando el sube, incluso el personal de estudios legislativos se queda abajo para escucharlo y aprender de su experiencia. Cuando hace uso de la voz, todos sin excepción lo escuchan y al final no hay nadie que los contradiga o refute, pues no tienen los conocimientos legislativos para hacerlo. Las veces que ha sido diputado tanto federal como local, Luis Enrique Benítez no va perder el tiempo; sus iniciativas, pronunciamientos y puntos de acuerdo, siempre resultan interesantes y hasta polémicos, pues los defiende de forma contundente con argumentos jurídicos y utilizando un lenguaje parlamentario del cual carecen el resto de los diputados.

Si el PRI quiere tener presencia en la próxima legislatura, Luis Enrique Benítez debe regresar al Congreso, de lo contrario serán las mismas voces pusilánimes y grises las que se escuchen y el grupo parlamentario del Revolucionario Institucional no tendrá peso parlamentario, como ha sucedido recientemente. Con Luis Enrique se tiene garantizado experiencia en materia legislativa, no en materia de regresar al Congreso solamente a ocupar el asiento. Miguel Eraña Sánchez escribió un libro titulado Derecho Parlamentario Orgánico, Claves para ser un buen legislador en México, se lo dedica a los buenos legisladores que proyectan su papel en tribuna; Benítez Ojeda es de esos, de los que proyectan su papel en tribuna, no por nada es un profesional del trabajo legislativo que debe estar en el Congreso.

Email:[email protected]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *