Obras

Obras

Autor:
10/02/2021

419324

Por: Emmanuel Salazar

Hemos concluido el primer mes del año y casi llegamos a mitad del segundo bajo una tendencia que finalmente el Gobierno estatal y municipal han logrado medianamente articular y que permite visualizar la existencia de trabajo coordinado en obra pública.

Puede haber mucha critica en torno a la magnitud de las obras, pero por primera vez en algún tiempo se puede tener cierto seguimiento a lo que se está realizando y por tanto los ciudadanos pueden tener la percepción de que los gobiernos trabajan.

A diferencia del periodo de 2016 a 2019, cuando la autoridad municipal se desentendió de una coordinación con el Gobierno estatal, desde el año pasado se ha buscado mostrar unidad en la obra que se ejecuta y sin embargo ha sido en los primeros días de enero cuando pareciera que se ha logrado tener cierta consistencia en esa política.

Ahora ya no es remoto observar que el gobernador José Aispuro Torres y el presidente municipal de Durango, Jorge Salum del Palacio hacen supervisión de obras, y no solo eso, sino que las mismas son mostradas a los reporteros de la fuente para así sociabilizar mejor la existencia de acciones gubernamentales que pretenden atender la demanda ciudadana de pavimento.

Es difícil lograr ejecutar las grandes obras que se llegaron a realizar en los sexenios pasados, porque ahora el gasto ha sido centralizado y el Gobierno Federal no permite que luzca un Gobierno de oposición.

En los dos sexenios pasados, los ejecutivos estatales contaron con diputados federales que pudieron presionar para lograr partidas económicas importantes e inclusive en el sexenio pasado el Presidente fue priista por lo que hubo mayor entendimiento.

Hubo en esos dos sexenios una gran capacidad para gestionar y ahora se asegura que también se ha buscado atraer recursos federales pero que simple y llanamente son ignorados los proyectos porque no gobierna Morena.

Eso puede ser cierto pues en el sur del país se nota que la inversión federal fluye, mientras que el norte del país se ha convertido en una especie del feo de la casa.

Ojalá y el recurso escaso existente para obras se pueda aplicar de la mejor manera, y se evite en lo posible la corrupción pues ese cáncer provoca que el dinero rinda menos.

El gran reto es demostrar que se puede hacer mucho con menos, mucho menos de lo que se llegó a pensar que tendría el estado tan castigado en el presupuesto federal.

Twitter: @jemmanuelsr

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *