PODER AL DERECHO… 10 años de derechos humanos

PODER AL DERECHO… 10 años de derechos humanos

Autor:
11/06/2021

525585

Por: Erick R. Solís Tavizón

Estamos cumpliendo diez años de la promulgación a la reforma constitucional más importante de nuestra historia en materia de Derechos Humanos, para muchos, la más trascendente desde la reforma general de 1917. En ese menester es de suma importancia hacer un alto para considerar el papel que estamos desempeñando quienes nos dedicamos al ejercicio del derecho, puesto que nos encontramos en un momento histórico trascendental, resultado de las diversas reformas de los últimos años a la Constitución que han creado nuevos paradigmas en cuanto a la forma en que debemos observar, aprender y practicar el derecho.

El primer reto para los abogados, fue, adoptar esta nueva concepción del derecho, cambiar el “chip” y transitar hacia un nuevo terreno para todos desconocido, saliendo de la zona de confort que representó para muchos la parálisis en la que se mantuvo nuestro derecho, y que con las reformas volvió a moverse a partir de dos momentos:

  • La reforma constitucional de seguridad y justicia de junio de 2008, que significó el cambio para poder transitar del sistema inquisitivo al sistema acusatorio oral, al modificar diez artículos de nuestro máximo ordenamiento; respecto a la materia penal, (16 al 22).
  • La reforma de 2011; referente a los derechos humanos, desde una perspectiva internacional, lo que representa que el derecho mexicano se amplía y se robustece con la observancia y aplicación de tratados internacionales que contengan derechos humanos.

Para superar dichos obstáculos, los operadores jurídicos debemos estar en constante estudio, preparación y consulta de las normas, ya no solo nacionales, sino internacionales, acerca de derechos humamos; a su vez y tener una mente abierta a la interpretación.

Aunado a lo anterior, el cambio, también tiene que ver con las nuevas técnicas y habilidades que debemos aprender los diversos actores del Derecho para el desarrollo de los juicios, y el papel relevante que toma autentica argumentación jurídica.

Otro gran reto es cambiar el concepto que, en la actualidad, la sociedad tiene respecto a la abogacía, la cual, desde mi punto de vista, no es nada halagador, por regla casi general, la sociedad tiene una muy mala opinión de quienes desempeñamos el Derecho, desde bromas y comentaros respecto a la percepción de corrupción que tienen del medio de la abogacía, hasta la inconformidad por una apreciación totalmente lastimosa de la procuración e impartición de justicia den nuestro país.

Recordemos que los abogados velamos por los valores mas importantes que tiene el ser humano, entre ellos la libertad, valor que muchos ponderan por encima de la vida.

Por ello, la abogacía tiene, ante este momento histórico del cambio de paradigmas, la oportunidad invaluable de reivindicarse ante la sociedad.

Por tanto, a todos los actores jurídicos nos corresponde interiorizar estos cambios; todo esto con el fin de hacer funcionar de manera eficiente nuestro sistema jurídico y hacer efectivas las reformas constitucionales ya referidas.

De lo anterior les invito a reflexionar la siguiente frase: El Derecho nace por la necesidad social; vive para su aplicación y observancia; y muere por la injusticia y el olvido.

Por ello, refiero que depende de todos nosotros, los operadores jurídicos, que el nuevo sistema penal acusatorio y todos los demás juicios que se llevan a cabo también de manera oral funcionen; que la procuración e impartición de justicia sea con apego a la Ley y con total respeto a los derechos humanos reconocidos y consagrados en nuestra Constitución y Tratados Internacionales, y, por supuesto, que las personas recobren un concepto positivo de los abogados. En resumen, de nosotros depende que nuestro derecho viva y siga vigente.

ES Cuanto.

Twitter: @ErickSolisT

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *