PODER AL DERECHO… Cuotas y cuates

PODER AL DERECHO… Cuotas y cuates

Autor:
08/02/2021

417158

Por: Erick R. Solís Tavizón

El Derecho me ha dado muchas satisfacciones en mi vida, una de ellas sin duda, la valiosa oportunidad de conocer a muchas personas de todo tipo, algunas con problemas más grandes que otros, pero no menos importantes. Hace unos días tuve la oportunidad de tener una extensa conversación con un cliente que, además de platicarme su situación legal actual, tuvo la confianza de compartirme que tiene más de 45 años participando en política y que le ha tocado vivir una evolución de la misma en las últimas décadas, desde aquel priismo invencible de los 70s, 80s y 90s,  hasta lo que hoy el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha llamado “Cuarta Transformación” (4T), pasando por la transición del régimen tricolor, las ocurrencias de un Presidente que usaba botas vaqueras y medía casi los dos metros; pasando también por otro que le falló su estrategia de guerra contra al narco y otro que estaba guapo pero no le salían muy bien las cuentas; o al menos eso fue lo que dijo. Es un placer platicar con una persona con tanta experiencia y con anécdotas suficientes como para escribir un buen libro, unos de los temas en los que más hizo énfasis a lo largo de la plática fue sobre el año 1976, una época histórica para el país, ya que se realizó la primera reforma electoral de gran calado, o como también la llamaron algunos, la reforma Jesús Reyes Heroles, dicha reforma tenía el principal objetivo de brindar cauce de expresión institucional a minorías y sectores de la sociedad que en ese entonces eran excluidos por el propio sistema, dicha reforma trajo como resultado incluir por primera vez la figura de representantes elegidos por el principio de representación proporcional o plurinominales, al agregar cien representantes por este principio al  Congreso de la Unión en San Lázaro. Esto sin duda representó un avance importante para la representación política, el equilibrio del poder y la competencia electoral.

Mi cliente me comentó y sin duda tiene razón que, sin embargo, hoy en día los cargos de representación proporcional distan mucho del objetivo para el que fueron creados, ya que son utilizados por los partidos para pagar favores, establecer acuerdos y premiar a sus más allegados. Esto lo llevan a cabo los partidos a sabiendas que nuestro sistema electoral les permite elegir de manera discrecional el nombre y el orden de sus candidatos plurinominales mediante listas cerradas, en las cuales el elector, el militante o simpatizante, no tienen la posibilidad de elegir entre las diferentes opciones y no le queda más que aceptar los resultados.

Era lógico que teníamos que platicar del tema, pues era reciente la primer propuesta que hacían publica, el PRI y el PAN, de sus listas de diputados plurinominales para la próxima elección, del lado de Acción Nacional, nombres como el de Margarita Zavala (quien había renunciado a su militancia blanquiazul en 2017), Santiago Creel Miranda, Jorge Romero, solo por mencionar algunos, por el lado del partido fundado por Plutarco Elías Calles no se quedaron atrás, pues destacan nombres como el del mismo Alejandro “Alito” Moreno, Idelfonso Guajardo (exsecretario de Economía con EPN), Rubén Moreira, y un viejo conocido de los duranguenses, el actual líder de CNC, el hoy diputado federal Ismael Hernández Deras, entre otros.

Varios de estos nombres, si no es que la mayoría, despiertan un sentimiento de descontento y de lejanía con la sociedad, quien cada vez se siente menos representada por quienes ocupan un lugar en las legislaturas.

No es solo el caso de la representación proporcional y del caso de las legislaturas federales, en el tema local y la elección de candidatos de mayoría relativa también de vislumbran estos lamentables ejemplos, basta ver la postulación de la abanderada del 04 federal de Acción Nacional aquí en Durango. Su candidatura no solo retrasa carreras políticas exitosas de jóvenes de su partido y los de la alianza que representa, también se le suma esa falta de identidad, de cercanía y de representación con la ciudadanía, esa ciudadanía que no quiere más una política de cuotas y cuates sino de resultados.

ES cuánto.

Twitter: @ErickSolisT

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *