PODER AL DERECHO… La guerra también es jurídica

PODER AL DERECHO… La guerra también es jurídica

Autor:
04/05/2021

493463

Por: Erick R. Solís Tavizón

“En la guerra y en el amor, todo se vale”, cita un conocido refrán popular. Yo agregaría, que en contiendas político-electorales también.

En nuestro país contamos con un organismo autónomo (INE), que tiene las atribuciones genéricas de regular, organizar y vigilar que los proceso electorales se apeguen a los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad como lo establece el apartado A, base V, del articulo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, además, lo que tutela las prevenciones establecidas en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales en su articulo 30 numeral 2.

Sin embargo, y aunque el principio de legalidad en materia electoral establece la obligación de que los partidos políticos, sus militantes y simpatizantes deben ajustar su actuación a las normativas plasmadas en el ordenamiento jurídico anterior, muchas veces parecen no conocerlas o bien, hacer como que no las conocen, pues conforme avanzan los procesos cada vez son más recurrentes las faltas a la normativa electoral por las que incurren algunos candidatos, sus partidos y sus militantes; en días pasados hemos sido testigos de entrega de despensas por parte de diferentes fuerzas políticas a sus simpatizantes: desde el escándalo que ocurrió en el cuarto Distrito local, en donde supuestamente la candidata tenia cientos de despensas escondidas en un inmueble con el fin de entregarlas; o bien, cuando detuvieron a un camión lleno de la misma dadiva en Ciudad Lerdo en beneficio a la candidata del Distrito 13, ambas postulantes de la alianza “va por Durango”. Sin mencionar el candidato y su equipo que fueron sorprendidos por entregar el mismo artículo en el Distrito 02 local, por parte del partido del Elba Esther Gordillo, RSP.

Dichos casos son los que mediáticamente se conocen y se ventilan a través de redes sociales o medios de comunicación, sin embargo, existen ciertos temas que no se dan a conocer públicamente y que no se hacen tan mediáticos; dichos errores que muestran no solo su falta de asesoría, sino su falta de cuidado y de interés en preservar el principio de legalidad que expone la norma.

Uno de los distritos locales que mas pueden llamar la atención, por lo que este significa para las fuerzas, intereses y colores partidistas es sin duda el Distrito quinto local, (el epicentro electoral); y es que hace unos días, trascendió que la candidata de la alianza  “Va por Durango” del citado distrito, incurrió en diferentes faltas a la norma electoral, pues su equipo de campaña tuvo la gran idea de colocar publicidad impresa (espectaculares), dentro de la mancha del Centro Histórico de la Ciudad de Durango; cabe mencionar que cualquier tipo de propaganda política y electoral, sean lonas, espectaculares o anuncios de cualquier tipo, están prohibidos dentro de la zona considerada como Centro Histórico de la ciudad, pues así lo contempla el Reglamento del Centro Histórico de la Ciudad de Durango en su artículo 80.

Por lo que, en respuesta, el árbitro electoral ordenó como medida cautelar y como lo había solicitado la parte actora, que se retirara con urgencia la propaganda de la candidata, demostrando una vez más que la asesoría y el conocimiento legal es un pilar fundamental que puede llevar no solo a ganar una elección, sino también a perderla. Las estrategias de guerra jurídica lo que pretenden también es “eliminar de manera virtual” al adversario, sin importar los medios o instrumentos que se utilicen. Lo que vale, al final, es ganar haiga sido como haiga sido (parafraseando al ex presidente Felipe Calderón).

Seguramente y conforme avance el proceso, continuará la guerra jurídico electoral de alta intensidad, en contra de varios candidatos en la contienda, pero, en forma especial, en perjuicio de los candidatos que, puedan tener el apoyo a gobiernos municipales, estatales o federales, que conlleve a inclinar la balanza. Tenemos la obligación como ciudadanos de actuar como observadores, señalar y denunciar cualquier acto que pueda obstaculizar la elección y que pueda ser factor de decisión, es nuestro derecho.

ES Cuanto.

Twitter: @ErickSolisT

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *