PUERTA INTERIOR… Para quién fungió como mi tutor legal

PUERTA INTERIOR… Para quién fungió como mi tutor legal

Autor:
27/06/2020

202800

Por: Norma Huizar

El domingo pasado “festejamos” el Día del Padre.

Me llama la atención cuantos sarcasmos se publicaron en las redes, haciendo referencia a los padres que han abandonado a sus hijos, que no les otorgan una pensión o que nunca los han reconocido legalmente.

Esos “memes”, como los llaman los internautas, son parte del dolor que sienten los que fueron abandonados por alguna circunstancia por sus progenitores.

He conocido hijos que nunca han sido reconocidos públicamente y he sido testigo de su dolor y rabia. Algunos reciben regalos costosos y trabajos de buen nivel por sus “padres” influyentes, pero que los niegan ante la comunidad.

Cualquiera puede donar esperma, en una relación sea por amistad, amigos con derechos, “amigovios” o una relación fortuita después de una fiesta y con unas copas demás.

Pero a la hora de hacerse responsable de la paternidad no planeada, ahí comienzan los problemas.

Para un porcentaje importante de la sociedad, en pleno siglo XXI sigue siendo una responsabilidad exclusiva de la mujer cuidarse para no quedar embarazada.

La verdad es mucho más fácil para los hombres cargar un condón masculino, que para las mujeres utilizar el condón femenino que es costoso, la pastilla anticonceptiva, colocarnos el DIU, o tomar la píldora del día siguiente con las repercusiones hormonales que eso conlleva.

Un post decía: Festejamos a los que están, a los que se fueron, y a los que tomaron el timón que otros dejaron.

Es importante reconocer a esos hombres sin prejuicios, que se enamoran de una mujer que tiene hijos de otra pareja y los adoptan como suyos.Y a los padres que pese a las carencias y vicisitudes siempre luchan por sacarlos adelante.

Como mi amigo taxista, que tuvo un problema grave de salud y dejo de trabajar un tiempo. Sobrevivió de lo que los compañeros taxistas le regalaban de comida, pero nunca permitió que sus hijos dejaran la escuela.

Ahora su hija mayor orgullosamente trabaja en una empresa de prestigio en Puebla, y fue becada para cursar una maestría.

Felicidades a los que siempre amaran a sus hijos y los reconocerán pese lo que digan los demás.

Felicidades a todos aquellos que se dan por sus hijos.  Y mi admiración a los padres que sin serlo, se comportan como tales.

Twitter: Norma Huizar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: