SENA DE NEGROS… Era una locura abrir el Club Campestre

SENA DE NEGROS… Era una locura abrir el Club Campestre

Autor:
30/06/2020

206302

Por: Dionel Sena

Cuando parecía que sería el Club Campestre de Durango, el primero en su tipo en abrir sus puertas en pleno pico de la pandemia, al final fue la propia Secretaría de Salud, la que recalculó los efectos de semejante decisión y determinó darle para atrás a lo que ya se había anunciado, lo cual para la gran mayoría fue lo más conveniente, pues no había condiciones para hacer algo semejante, cuando el número de casos positivos están a la alza al igual que los decesos por la pandemia, más allá de que sólo fueran actividades al aire libre como las canchas de tenis, el campo de fútbol, las canchas de frontenis y el campo de golf; el problema es que si se permitía la reapertura, entonces las autoridades debían hacer lo mismo con el resto de los clubes tanto privados como públicos de toda la ciudad y del estado.

Si bien la decisión que tomó el doctor Sergio González Romero y su equipo de trabajo tuvo reacciones encontradas, es innegable que la determinación fue salomónica por donde se le quiera ver, más allá de que las presiones de los presidentes de patronatos y mismos miembros de este tipo de clubes, no dejan de presionar de que este tipo de lugares ya abran, pues el tema económico los está consumiendo, aunque en este momento hacer distingos cuando lo más importante debe ser la salud de los duranguenses, no parecería ser lo más apropiado, de ahí el que se haya reculado en una decisión inicial que tantas críticas había levantado, más que nada por la percepción de la que gozaban de privilegios que los otros no y eso a la larga hubiera significado un desgaste innecesario.

También se debe aclarar que son legítimas las protestas de los miembros de este club quienes argumentan que, fue injusto suspender dichas actividades recreativas, que para ellos, significa un mínimo de riesgo, mientras que otro tipo de establecimientos como restaurantes, parques, locales y centros comerciales así como tiendas departamentales en Durango, siguen abiertas y presentan gran aglomeración de personas, por lo que se cuestionan, porque en ese tipo de lugares las autoridades no toman las mismas medidas que las que se están tomando con los clubes privados, pues al final no son actividades esenciales.

Por ahora parece que el tema no tiene reversa, pues incluso la autoridad municipal, ya se sentía presionada de abrir también los gimnasios, por lo que se llegó a manejar el 1o de julio como fecha tentativa para ello, sin embargo a partir de lo antes expuesto, será difícil que sigan con esos planes, los cuales al igual que una reapertura de los clubes privados y públicos, es absolutamente inviable en estos momentos, cuando al menos aquí en Durango, no se ha logrado aplanar la curva y los casos positivos y decesos por Covid-19 se siguen multiplicando, ya habrá otras oportunidades de hacer este tipo de anuncios, cuando las condiciones de salud sean mucho más favorables de las que se tienen ahora.

Twitter: @dionelsena

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *