Un nuevo diálogo nacional

Un nuevo diálogo nacional

Autor:
22/07/2021

560364

Por: Ernesto Escobosa

Esta pandemia ha dejado en evidencia las grandes divisiones que hay en México, cada grupo de interés tiene sus propias rutas y su agenda particular, los gobiernos han mostrado sus improvisaciones y contradicciones, la clase política su oportunismo y las cúpulas empresariales sus ambiciones.

Al país le urge un nuevo diálogo nacional para construir, aunque sea, las directrices mínimas necesarias para transitar hacia la definición y el cumplimiento de objetivos comunes; el mejor legado que pueden dejar este presidente de la República y esta generación de políticos es la creación de una Política de Estado en la que todos participen y se hagan corresponsables de los resultados.

Uno de los factores de atraso más sobresalientes es que buena parte de las dinámicas políticas, económicas y sociales cotidianas están demasiado subordinadas a lo que sucede en los procesos electorales, cuando lo urgente e importante es darle una nueva  arquitectura al Estado mexicano; replantear el sistema de leyes y la estructura institucional que fue diseñada para cumplir los retos del Siglo XX. Lo cierto, es que se puede avanzar más propiciando consensos que haciendo valer las mayorías.

México es tan heterogéneo que tiene la potencialidad de crear su propio modelo de nación acorde a sus objetivos como lo han hecho otras democracias más desarrolladas sin necesidad de copiar esquemas preestablecidos, nuestro país no es capitalista, tampoco conservador o liberal, menos socialista, es un híbrido de todo, tal vez por eso los esfuerzos de unos tienden a obstaculizar a los de otros y viceversa.

El Norte insiste en parecerse a Estados Unidos, el Bajío y Occidente con un conservadurismo colonial y un auge económico creciente, el Centro absorbido por las dinámicas de la Ciudad de México y el Sur, una ampliación de Centro América, pero con petróleo y Cancún que terminó convirtiéndose en el Miami mexicano. Un mosaico culturalmente impresionante pero que dista mucho de compartir una identidad.

Es preocupante que el mexicano promedio crea que las cosas no puedan mejorar, que transformar el sistema político, económico y social es imposible; en el imaginario colectivo está fijada la idea de que el futuro será peor; la mentalidad es fundamental para construir un régimen funcional cuando el anterior ya se agotó, ejemplos exitosos de esas transiciones hay por decenas en el mundo. En México se llega a confundir el pesimismo con el realismo.

Es necesario construir fortalezas que le den cohesión al país que vayan más allá de apoyar a la Selección de Fútbol, es tiempo de hacer política de altura, de replantear la calidad del debate público que cada vez está más deplorable; si bien es cierto, hay muchos intereses preestablecidos que lo que menos quieren es que México se transforme porque siguen con la premisa de obtener beneficios tal como está, también hay muchos otros que están buscando que se dé un cambio, el problema es que no saben hacia dónde; por eso es tan necesario que se propicie un nuevo diálogo nacional para definir una agenda colectiva y establecer un pacto social que no esté fundado en la desconfianza como el actual y así poder dejar de avanzar en círculos.

Twitter: @ernestoescobosa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *