Así llegaron este Domingo de Ramos a los templos

Así llegaron este Domingo de Ramos a los templos

Autor:
28/03/2021

463561

Mujeres, niños, jóvenes, solos, acompañados, en familia, así llegaron este Domingo de Ramos a los templos de la ciudad capital; un día importante para la fe católica al marcar el inicio de la Semana Mayor o Semana Santa.

Luego de un año de pandemia, así muchos llegaron este Domingo de Ramos con más devoción, para agradecer la salud y la vida ante la catástrofe mundial por el coronavirus.

Ahora, que ya Durango está en semáforo amarillo, los templos y centros de culto religioso ya se han abierto más a la feligresía, con aforos de 50 por ciento. Por ello, los duranguenses no quisieron desaprovechar el domingo para llevar a cabo esta celebración milenaria de la Semana Santa.

Nota relacionada: Papa Francisco pide por volver a “asombrarse” para “volver a vivir” | Notigram

Tanto en el templo de San Agustín, como en la Catedral Basílica Menor, se pidió respetar los espacios destinados para la gente y aquellos que por la crisis sanitaria se dispusieron como cancelados.

En las entradas de los templos había gel antibacterial; y por medio de cartulinas se pedía entrar solo con el uso de cubrebocas; aunque cabe admitir que no había un control estricto ni tampoco se tomaba la temperatura.

Algunos jóvenes acudían sin cubrebocas, pocos niños lo usaban, y es que ante la presencia de personas adultos mayores -la población más vulnerable- deberían ser conscientes de tomar todas las precauciones necesarias.

A las afueras de los templos, en el atrio, estaban los vendedores de ramitos de laurel, listos para que los compren y que sean bendecidos al final de la celebración litúrgica.

Niños y mujeres en su mayoría ofrecían los ramitos a simbólicos precios, y es que, aunque no hubo procesiones para iniciar la Semana Santa, sí hubo afluencia de personas que salieron este domingo. Muchos lo hicieron con una careta y cubrebocas para minimizar el riesgo de enfermar de COVID-19.

El arzobispo Faustino Armendáriz, dijo “acompañemos a Jesús en su pasión, muerte y resurrección, agradecidos por su infinito amor al derramar su sangre por nuestra salvación”.

La Arquidiócesis de Durango instó a vivir esta celebración de manera presencial o virtual.

Mensaje papal

El Papa Francisco llamó este día a celebrarlo porque Dios está con nosotros en cada herida, en cada miedo.

Dijo que lo que más sorprende del Señor y de su Pascua, es el hecho que Él llegue a la gloria por el camino de la humillación. “Él triunfa acogiendo el dolor y la muerte, que nosotros, rehenes de la admiración y del éxito, evitaríamos”.

Por esta razón, asegura que Dios vence, pero la palma de la victoria pasa por el madero de la cruz. Por eso las palmas y la cruz están juntas.

¿Qué es el Domingo de Ramos?

Esta celebración nos debe recobrar el sentimiento de asombro, porque se pasa de la alegría que supone acoger a Jesús que entra en Jerusalén al dolor de verlo condenado a muerte y crucificado.

El Domingo de Ramos es una celebración religiosa en la que la mayoría de las confesiones del cristianismo conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén, donde inicia la Semana Santa. Es el sexto domingo de Cuaresma.

A partir de este domingo, se tiene ese sentimiento profundo que acompaña durante toda la Semana Santa.

Esta semana es el tiempo en que las palmas y la cruz están juntas; se invita a seguir su camino, dejarse cuestionar por él, pasar de la admiración al asombro.

Durante esta semana se invita a reflexionar por qué verlo a él, la bondad en persona, que es insultado y pisoteado. ¿Por qué la humillación? Y por qué hizo el sacrificio por la humanidad.

Durante el mensaje eclesiástico, se indica que una vida cristiana, sin asombro, es monótona.

Si la fe pierde la capacidad de sorprenderse se queda sorda, ya no siente la maravilla de la gracia y no experimenta el gusto del pan de vida y de la palabra, ya no percibe la belleza de los hermanos y el don de la creación.

Ante estos tiempos difíciles, se pide levantar la mirada hacia la cruz para recibir la gracia del estupor, que nos dejemos conmover por el amor de Dios y que reconozcamos a Jesús y digamos: “¡Realmente este hombre era hijo de Dios!”

 

Tradición de vendimia

Durante estas fechas, los comerciantes acostumbran a estar afuera de los templos, hasta ahí llegan en vehículos y a pie para comprar los ramitos.

Ellos solicitan los permisos ante las autoridades municipales para que, como en otras ocasiones, puedan permitirles vender.

Sin ellos, sin duda, parte de esta tradición milenaria ya estaría pérdida, pues ellos aunque lo hacen con un interés económico, también buscan que las nuevas generaciones no pierdan las tradiciones religiosas.

Fotos: Sergio Meraz

Te puede interesar leer:
Continúa lleno de gente el aeropuerto de la CDMX | Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *