“Gomorra”, una “Drag Queen” rebelde y espiritual

“Gomorra”, una “Drag Queen” rebelde y espiritual

21/07/2021

559963

Unos ojos verde claro y unos labios oscuros, son la guía para recorrer el rostro de “Gomorra”, una “Drag Queen” duranguense cuyo arte va más allá del maquillaje y tacones.

“Mi personaje ‘Gomorra’ es como una catarsis de las emociones; como todo lo que como Usiel no me atrevo a hacer o a decir, a dejarme sentir”, explicó el joven artista, mientras posa para la cámara del fotógrafo César Villa.

Transformarse en “Drag Queen” es un arte, en el que se crea un personaje andrógino, es decir no es que sea una imitación de hombre o mujer, sino que desdibuja los límites del género.

“Es una expresión artística de los géneros, ya sea con fines teatrales o espectáculos nocturnos, o simplemente de satisfacciones personales como es mi caso”, relató el joven, que es un profesionista del maquillaje y estilismo.

El que Usiel pueda maquillarse y peinarse él solo le facilita sus transformaciones, un proceso que puede tardar poco más de tres horas y que además es costoso.

Comentó que los vestuarios pueden costar desde 500 hasta cinco mil pesos, pero desde luego no hay límite, todo depende de lo que se desea.

El proceso de transformación para convertirse en “Gomorra”, inicia con una buena afeitada, aunque hay “Drags” que lucen su barba, Usiel prefiere lo contrario.

“Me tardo de dos a tres horas en toda la transformación, desde el momento que me empiezo a afeitar, a bloquear las cejas a maquillar la piel, que los ojos las pestañas todo…”, contó.

Como sucede casi siempre con el arte, “Gomorra” no es un personaje cualquiera, Usiel lo rescató de entre comentarios discriminatorios que escuchó constantemente por años cuando era más joven, en una religión que profesaba.

“‘Gomorra’ es un nombre que yo saqué de la biblia”, recordó. Esto debido a que, en la adolescencia estuve mucho tiempo metido en la religión, dijo Usiel “Gomorra”.

En ésta religión, “condenaba a la homosexualidad y se mencionaba siempre Sodoma y Gomorra”. Se decía que aquí había personas promiscuas, pero se referían a la comunidad gay, “porque se dice que somos muy promiscuas”, platicó.

Según la Biblia, Sodoma y Gomorra fueron ciudades destruidas por Dios con fuego y azufre, que cayeron del cielo, debido a los pecados de sus habitantes. Pero “Gomorra” no desapareció, Usiel la transformó igual que las ideas discriminatorias que puedan existir en torno a todo lo que no sea parte de lo común para la sociedad conservadora.

El artista admitió que, “al principio me afectaba mucho, me sentía muy atacado pero después cuando va pasando el tiempo y vas comprendiendo porque las personas son como son, porque actúan de tal o cual forma, ya no te lastima eso”.

Así, Usiel cambió su percepción sobre la espiritualidad aunque nunca ha dejado de tener fe, especialmente en si mismo.

“Ya no me volví religioso, me volví más que nada una persona espiritual”, dijo, que desde que transformó su pensamiento  dejó de “creer en la religión y comencé a creer en nosotros mismos como seres humanos”.

Por esto “Gomorra”, es quizá la personificación de esa transformación del dolor hacia la resiliencia, aunque además de su fuerza y talento, Usiel cuenta con una red familiar amorosa, a pesar de ser conservadora como dice él.

“Es una familia muy tradicional, pero también muy amorosa, en la cual nunca se me ha cuestionado sobre mi preferencia sexual, nunca se me ha cuestionado sobre nada en mi vida”, destacó orgulloso.

Cada vez que Usiel se transforma en “Gomorra” hay arte, hay magia, se personifica la rebeldía y la empoderamiento de la identidad, pero siempre aún sin “draguearse”, el joven tiene una filosofía que aprendió desde adolescente.

“La realidad es una cosa transitoria, entonces siempre debes cuestionarte cosas, quién eres, qué crees, qué te gusta y agarrarlo, atesorarlo e irte con eso bien abrazado contra el mundo”.

 

 

Imágenes: Alex Rutiaga

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: