18/04/2020 - Hace 1 año
  • Compartir:
  • El Evangelio de este domingo muestra el regalo que la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús nos alcanzó: el Don de la Paz.

Por: Brenda Maurer

El Arzobispo de Durango, Faustino Armendáriz Jiménez, expone en su “Palabra Dominical” que el Señor entra a nuestra realidad y a nuestra casa a pesar de las puertas cerradas y nos alienta, a pesar de nuestros miedos ya que hoy muchos ánimos empiezan a sucumbir y a generar fugas de Paz en el corazón humano. “Por eso los discípulos-misioneros de Jesús, llenos de su Santo Espíritu, debemos reafirmar nuestra Fe en el Señor Resucitado y ser generadores de Esperanza para que nuestro pueblo tenga vida en plenitud y con la Paz que viene del Cielo podamos juntos levantarnos de esta situación que nos reta, pero también nos ayudará a ser una mejor sociedad” .

Expone que cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien.

“Muchos pueden caer en este riego, y vivir así nos convierte en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésa no es la opción de una vida digna y plena, ese no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado”.

Hoy la presencia del Señor entre nosotros nos aliente a seguir adelante con la fuerza del soplo de su Espíritu.

Finalmente, refiere que el Papa Francisco invita a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso.

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Brenda Maurer

Hay otros 3702 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *