10/10/2021 - Hace 1 semana
  • Compartir:

Alguna vez escuché que la vida era como un río, la corriente era el destino que te llevaba algún lugar, una meta.

En el río de la vida hay dos tipos de personas: las que flotan y las que nadan. Las personas que flotan por el río, dejan que el destino las lleve a donde quiera.

Cuando llegues a la meta que querías te sentirás excelente sabiendo que llegaste a donde querías y no sólo eso disfrutaste tu trayecto.

Quisiera agregar una cosa más, recuerda de dónde vienes, esos motores que te impulsan a salir adelante, tu familia y seres queridos. Gracias a ellos y a sus enseñanzas estas donde ahora estas.

Te podría interesar: La historia del ratón y la vaca

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Mónica Rojas

Nacida en la Ciudad de Durango, Durango., México. Licenciada en Ciencias y Técnicas de la Comunicación, egresada de la Universidad Autónoma de Durango (UAD).

Hay otros 5398 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *