MéxicoReflexiones

La familia puede ser quien tú elijas

01/08/2022 - Hace 2 semanas
  • Compartir:

En realidad, no podemos elegir a nuestros padres, ni a nadie de nuestra familia. Llegamos a la Tierra con un árbol genealógico y una historia predeterminados, y lo que sucede a partir de ahí es completamente variable. 

Sería genial si cada uno de nosotros terminara en familias donde seamos amados incondicionalmente, aceptados en nuestra totalidad, satisfagan todas nuestras necesidades y podamos formar estilos de apego saludables con las personas con las que compartimos ADN. 

Pero lamentablemente, esto no es una garantía. Los seres humanos son imperfectos y, como tales, no todos se desempeñarán al mismo nivel. 

Los seres humanos también tienen diversas experiencias que determinan en gran medida cómo actúan, cómo le dan sentido al mundo y cómo crían a sus hijos. 

La cultura y la religión también juegan un papel. Hay muchas cosas que intervienen en lo que hace que una familia sea dinámica, y ninguno de nosotros tiene ningún control sobre eso antes de llegar aquí. 

Pero, ¿y después de que lleguemos aquí? Después de instalarnos, descubrir nuestras propias identidades individuales y cómo se relacionan con el mundo, ¿entonces qué? ¿Qué pasa si la familia a la que nos asignaron nos falla? La narrativa sobre la familia en la sociedad sugiere que se supone que debemos quedarnos con nuestra familia sin importar cuán defectuosos sean. 

Pero existe una realidad en la que puedes ser feliz a pesar de no tener la mejor relación con las personas con las que compartes ADN. Por un lado, el ADN no debería ser un pase rápido al círculo íntimo de tu vida; le das a la gente demasiada autoridad sobre ti si organizas tu vida en base a absolutos como este. 

La familia puede y debe estar sujeta a la misma prueba de lealtad y decencia que sometemos a nuestros posibles amigos y parejas románticas. Y cuando localizamos personas que marcan las casillas de la bandera verde, podemos confiar en ellos; celebran nuestras victorias y nos ayudan a elaborar estrategias para alejarnos de nuestras pérdidas; no intentan detenernos por sus inseguridades; celebran nuestro crecimiento o, al menos, no intentan interponerse en el camino de nuestro crecimiento, felicidad o libertad; debemos permitir que esos lazos se desarrollen de forma gradual y natural. 

 

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Información de contacto:

Teléfono: 618 813 33 00

Redacción: contacto[@]notigram.com