Alerta sin género

Alerta sin género

16/02/2021

425333

Por el enojo y preocupación tras el feminicidio de Lizbeth Sánchez, en el municipio de Nuevo Ideal, en 2017, se solicitó Alerta de Género para Durango.

Un año después se aplicó la Alerta. Sin embargo, luego de cuatro años su familia vive con miedo, ya que el responsable cumplió una sentencia de tres años y seis meses. Ahora está en libertad.

Martha Unzueta, mamá de la víctima, manifestó en entrevista con Grupo Garza Limón, que temían por su vida y la de su familia.

Te podría interesar: Encuentran a meseros muertos dentro de closet de almacenamiento del restaurante

“Tenemos dos niñas pequeñas que desgraciadamente son de el (…) yo tengo miedo que le haga daño a mi otra hija y a las dos que son de el”, dijo.

Lo sentenciaron a tres años y seis meses porque el hombre asesinó a Lizbeth cuando le faltaban unos meses para cumplir 18 años. Por lo tanto fue juzgado con base en la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes.

El cuerpo de Lizbeth fue encontrado en un vehículo, había sido calcinada. Con el paso de las investigaciones detuvieron a un hombre que se decía era pareja de la víctima. Pero al poco tiempo el responsable admitió que él la había matado.

balacera niñaEl asesino de Lizbeth era su cuñado, quien se presume estaba enojado con ella porque aconsejaba a su hermana para que lo abandonara ya que la golpeaba.

“Precisamente ese fue el motivo por el cual asesinó a mi otra hija”, afirmó la Martha. Lizbeth se percató de la violencia que sufría su hermana con , por lo que la alentaba a dejarlo.

Te podría interesar: Detienen hombre que arrastraba el cadáver de mujer en la calle

“Ellos tuvieron un disgusto días antes de lo que le hizo”, recordó la madre victimada.

Pero la saña de este feminicidio no bastó y los casos continuaron. En 2017 se investigaron siete feminicidios; en 2018, cuatro; en 2019, diez; y en 2020, 12.

Sin embargo, la cifras podrían triplicarse, advierte el criminólogo Rajiv Espinoza. Se refirió la cifra negra, los feminicidios que ocurrieron pero no hubo denuncia.

“Si en el 2020 hay carpetas de investigación (12), la realidad es que van a ser más de 36 o más de 50 casos que las personas no han ido a denunciar”, comentó.

Te podría interesar: Serena Williams lo hizo y está en la semifinal de Open de Australia

A esto se suma que hay casos que no se tipifican como feminicidios, aunque apegados al código penal artículo 325 podría tratarse de estas muertes de odio.

El feminicidio se presenta cuando matan a una mujer por razones de género, y se considera que existen razones de género cuando: haya signos de violencia sexual; que a la víctima le hayan infligido mutilaciones o lesiones degradantes; antecedentes de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar; que haya existido una relación afectiva o de confianza; que existan datos de que hubo amenazas; que la víctima haya sido incomunicada y que el cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

Uno de los casos que no se tipificó como feminicidio fue el de Lizbeth Sánchez, en entrevista el magistrado Alejandro Ramón afirmó que se consideró como homicidio calificado.

“Es un asunto de homicidio calificado, no es feminicidio, y a él se le impuso una medida básica de tres años seis meses”, respondió.

Podrían ser diversos los factores por los que no se tipificó cómo feminicidio, uno podría ser la falta de aplicación de los protocolos establecidos al registrarse un homicidio de una mujer o feminicidio.

Te podría interesar: Kendall Jenner anuncia 818, su propio tequila hecho en Jalisco

La criminóloga Carmina Ortega advierte que incluso esta negligencia podría provocar la libertad de los feminicidas.

“La mayoría de agresores están libres no porque se quiera dejar libre a los agresores sino porque no hacen bien su trabajo, no se trabaja con perspectiva de género”, denunció. Incluso hay servidores públicos que no saben que es un feminicidio ni el protocolo que se debe aplicar, indicó

Aunado a la negligencia de las autoridades investigadoras locales, la cultura machista persiste, y es desde casa donde se alimenta el odio hacia las mujeres. A través de diversos comportamientos cuyo impacto es desestimado.

La criminóloga destaca que cuando una mujer rompe el “esquema de género” establecido habrá problemas, “porque yo debo de tener control sobre ti”, expresó al referir el pensamiento de una persona machista.

El feminicidio es generado por la violencia machista, pero sí quisiéramos conocer a fondo las causas del comportamiento del feminicida, sería casi imposible en Durango, ya que no hay especialistas en la materia.

Te podría interesar: Rubén Omar Romano sometido a corazón abierto

De acuerdo con el Colegio de Criminólogos, en la Fiscalía General del Estado, hay licenciados en criminología pero no realizan perfiles criminológicos.

Rajiv Espinoza indicó que “tienen la licenciatura en criminología, pero no resuelven dentro de su área; no hacen perfiles criminológicos”.

Lo que no queda duda es que el feminicidio es la máxima expresión de odio contra la mujer, hay quienes como Lizbeth han sido quemadas, otras han sido mutiladas, o desaparecidas.

A diario 11 mujeres son violentadas, alertó la criminóloga Carmina, pero “nadie está haciendo nada; nuestras autoridades lo ignoran, no se está trabajando con perspectiva de género”.

Las víctimas suelen ser mujeres jóvenes y niñas, pero también se victimiza a los huérfanos que deja el feminicidio y a las madres de las asesinadas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *