Prioridad garantizar abasto de alimentos y agua a la población: Arizmendi 

07/06/2021

522655

  • Avanza la sequía extrema en el país; Durango, de las entidades más afectadas 

Es prioridad garantizar el abasto de alimentos y agua para la población, declaró Juan Carlos Arizmendi, miembro del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable (CMDRS), órgano que entregó al Gobierno federal una propuesta para la atención de la emergencia por sequía.

El monitor de Sequía del Servicio del Meteorológico Nacional (SMN), informó que las áreas en sequía extrema siguen creciendo.

Los estados que sufren sequía en el 100 por ciento de su territorio son: Durango, Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Zacatecas.

La sequía excepcional (la más grave) ya se hace presente en Sonora y Chihuahua.

Mientras que, en Durango, en 36 de sus municipios se sufre de sequía extrema y en los tres municipios restantes de sequía severa.

  • México enfrenta un escenario complejo por el cambio climático  

La severa escasez de lluvia fue analizada en el CMDRS y se concluyó, que al igual que otros países en el mundo, México enfrenta un escenario complejo este 2021 por el cambio climático.

Sin embargo, reconocen que no se cuenta con elementos que den claridad de la magnitud de los efectos adversos por la sequía; lo que se sabe, hasta el momento, que uno de los problemas será establecer los cultivos de manera tradicional.

Dicha incertidumbre, ante una posible caída en la productividad agropecuaria, ha generado una escalada de precios en productos como el maíz, y, en consecuencia, de la tortilla.

“En los últimos días, hemos visto algunas lluvias en ciertas regiones del país, pero no debemos perder de vista que este escenario no restaura las pérdidas”, apuntó.

Se observan efectos adversos con daños muy severos, existen evaluaciones que arrojan una afectación de 500 mil hectáreas, en tierras de siembra temprana en el bajío y sur del país; así como la muerte de 300 mil cabezas de ganado.

Además -alertó- que se pronostica un periodo de lluvias -este año- por debajo de la media y no hay garantía para el establecimiento y desarrollo de los cultivos tradicionales.

En el proyecto, que incluye un plan para atender la emergencia; el CMDRS propuso a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), lo siguiente:

  • Impulsar el manejo adecuado de suelo, agua y recursos sustentables.
  • Garantizar el uso del agua para el consumo humano y uso agropecuario.
  • Apoyos directos son semilla y fertilizante, que esto se amplié.
  • Promover con la banca de desarrollo y el INIFAP, el establecimiento de cultivos de ciclo más corto y una menor demanda de agua.
  • Adelantar programas del Bienestar a campesinos afectados por la sequía.
  • Restructurar créditos a tasa preferenciales, incluso, activar nuevos créditos que coadyuven a recuperar las capacidades productivas.
  • Levantar un padrón de ganaderos afectados para apoyarlos con dinero para la compra de forraje, construcción de infraestructura hidráulica y repoblamiento del hato perdido.

Con la Conagua, se plantea un programa temporal donde se permita la rehabilitación y en algunos casos, la construcción de pozos.

  • Necesario un nuevo Plan Nacional Agrícola que nos lleve a la seguridad alimentaria  

Juan Carlos Arizmendi, consideró que se requiere de una intervención más comprometida del estado para hacer frente a estos grandes desafíos en torno al cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria, “en el campo se tienen que tomar decisiones ya”, expresó, al proponer un nuevo Plan Nacional Agrícola donde se fomenten cadenas de suministro más cortas e inclusivas.

Pidió a los recién electos diputados federales que cumplan, de manera estricta, con la Ley para el Desarrollo Rural Sustentable, legislación donde existen todos los elementos y estructura para implementar acciones con una visión de largo plazo.

Así como fortalecer el presupuesto federal que se destine al campo mexicano.

“Estas dos acciones de inicio, son suficientes para generar en México una mejor perspectiva de productividad que nos conduzca a mejorar la competitividad agroalimentaria en el mundo; mejorar la rentabilidad en las parcelas y alcanzar, la tan anhelada, seguridad alimentaria”, concluyó.

Te puede interesar: Mueren 30 mil reses por sequía; aumentarán por falta de lluvias, alerta SAGDR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *