30/05/2020 - Hace 1 año
  • Compartir:

Cruz Roja

Por: Juan Carlos Chávez

La Cruz Roja es una de las instituciones más nobles en todo el mundo, su misión es proteger y apoyar a la ciudadanía en general y quienes la integran lo hacen con un gran compromiso y vocación de servicio, tal es el caso de los paramédicos César Guillermo Acevedo, Luis Alberto Ortiz y Luis David Saldaña, quienes estuvieron como invitados en el programa “El Averiguadero”, conducido por Brenda Maurer y José Antonio Gaytán, reporteros del grupo Garza Limón.

Profesionales en el rescate de víctimas de accidentes y desastres, los paramédicos narraron los motivos por los cuales se decidieron seguir este camino, desde experiencias personales en los que fueron víctimas de algún fenómeno meteorológico, por una tradición familiar o por contar amigos que abrazaban la misma profesión, todos convencidos y “enamorados” de lo que hacen día a día desde hace varios años, algo que aseguran, no cambiarían por nada.

Conscientes del compromiso que tienen con la sociedad, los paramédicos se capacitan de manera continua, cursos de operadores de vehículos de emergencia, de traumas, de servicios pre hospitalarios, de soporte vital básico y avanzado y la actualización de los mismos algo que se tiene que hacer cada dos años, pero con la convicción de que entre más preparados estén más posibilidades tendrán de tener éxito ante cualquier situación que se les presente.

  • Enfrentar a la muerte cada día

Cruz Roja En esta profesión se enfrenta a la muerte a cada momento y todos los días, algo para lo que además de tener los conocimientos teóricos, deben estar preparados física y mentalmente, es algo más difícil de lo que se piensa, no es solo tener “sangre fría” deben tener la capacidad de estar en los zapatos de los afectados, comprender el dolor que están sintiendo y hacer una mejor labor, para todos la primera muerte que atestiguan los deja marcados, la impotencia los domina, pero es algo que hay que superar.

Aseguran que siempre hay que estar preparados para lo peor, desde el momento en el que conocen las características del accidente o de la situación a la que se trasladan su mente empieza a diseñar un plan de apoyo para las personas, la adrenalina se incrementa al máximo, existen servicios que afectan más que otros, ejemplo de éstos en donde hay niños, hablaron particularmente de un caso en donde un menor sufrió la amputación de todos los dedos de un pie y les pedía que le aliviaran el dolor, pero que le colocaran de nuevo “sus deditos”, algo que ya no fue posible.

  • Como se combina esta actividad con la familia

Cruz Roja Ser paramédico los convierte en personas cien por ciento preventivas, si algo está mal en sus hogares que signifique un riesgo para su familia se lo hacen saber de manera constante, tomando en cuenta los accidentes que les toca atender, otros lo combinan con la profesión de su esposa, en este caso por ser enfermera, las cargas emocionales se descargan con la familia, con actividades deportivas o hasta con videojuegos, cada quien de manera diferente.

Para ellos ni la pandemia del Coronavirus los ha hecho siquiera pensar en dejar esta profesión, los paramédicos se vuelven fríos, calculadores y su vocación de ayuda va más allá, la muerte la pueden encontrar en cualquier lugar, esto es lo último en lo que se piensa, por fortuna a pesar de haber participado en traslados a personas con síntomas de COVID-19, nunca han sido víctimas de discriminación ni de ataques, tal como se dio en otros estados, de esta manera, Brenda Maurer y Antonio Gaytán, presentaron parte de la vida de quienes día a día dan todo por sus semejantes.

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Hay otros 33501 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *