MéxicoReflexiones

La verdad sobre ser una persona fuerte

12/05/2022 - Hace 5 días
  • Compartir:

Una persona fuerte es lo suficientemente valiente como para mostrar sus emociones y sentir poca o ninguna vergüenza por ello. Esto no significa ser demasiado emocional y dramático para llamar la atención. 

 Una persona fuerte llora porque sabe que la vida es dura, pero que la única forma de salir de los malos sentimientos es a través de ellos.

Una persona fuerte se permite llevar el duelo adecuadamente y puede sentirse impaciente consigo misma, pero se resistirá a actuar por impulso cuando solo empeoraría la situación. Una persona fuerte no espera que los demás resuelvan sus problemas. 

Las personas fuertes no tienen miedo de rechazar los malos consejos porque, en última instancia, saben lo que está pasando en sus vidas y saben qué funcionará y qué no. A veces solo necesitan que se les recuerde lo que creen o no creen.

No avergonzarán a los demás por ser diferentes porque están seguros de quiénes son y por qué creen lo que creen. Se preocupan por las opiniones de los demás, pero no en el sentido de que definan la validez de sus sentimientos. 

No necesitan que otros les digan lo hermosos e inteligentes que son. No necesitan que otros estén de acuerdo con ellos para sentir que se les permite pensar por sí mismos. 

Una persona fuerte respeta las opiniones de los demás, incluso si están en total desacuerdo porque sabe que hay otras posibilidades en la vida y que, a veces, no hay una respuesta correcta o incorrecta. Se respetan tal y como son porque nadie es perfecto .

Las personas fuertes se lastiman con más frecuencia que lastiman a los demás. Se lastiman porque otros los rechazan por no encajar en la norma social. Se lastiman porque no están dispuestos a cambiar la esencia misma de lo que son solo para poder complacer a alguien. 

Se lastiman porque su yo más auténtico fue rechazado y no solo un acto que estaban haciendo. Pero no dura mucho. No dejan que sus errores y experiencias pasadas definan quiénes son. No se dejan etiquetar como “esa chica que se avergonzó a sí misma” o “la ex de tal y tal”.

Una persona fuerte se libera del pasado porque se niega a tropezar con lo que hay detrás.

Una persona fuerte ama a los demás, independientemente de sus defectos y errores. Aman con promesa y seguridad, en lugar de miedo e indecisión. Dan amor sin más expectativas que el respeto y muestran su lado más vulnerable, independientemente de las reacciones de los demás. 

Saben que el amor toma riesgos y esos riesgos les valen la pena. Las personas fuertes tratan a los demás como les gustaría ser tratados. Dan múltiples oportunidades, pero también saben cuándo irse. Saben decir que no. No dejan que otros los detengan de la vida que quieren vivir.

Una persona fuerte aprende de sus errores y entiende que el mundo no está dispuesto a atraparlos. Una persona fuerte encuentra una manera de recuperarse y aprender de las experiencias que, en teoría, deberían hacer que se rindan y quieran darse por vencidos. 

Las personas fuertes admiten que tienen defectos. En lugar de ocultarlos del mundo, dejan ver sus defectos y muestran a todos los demás que sus defectos no los definen.

Una persona fuerte sabe que cuando es débil, es fuerte. Porque se necesita una persona fuerte para ser vulnerable y tener la fuerza de voluntad para superar sus momentos más débiles. Se toman muy en serio la frase “debes superar el fracaso en el camino hacia el éxito” en lugar de simplemente escucharla e ignorarla. 

Reflexionan sobre lo que podrían hacer de manera diferente para tener éxito. Una persona fuerte se disculpa genuinamente porque significar una disculpa requiere mucha fuerza.

Una persona fuerte no siente la necesidad de ocultar ninguna parte de sí misma porque sabe que si necesita ocultar algo, eso significa que no está orgulloso de ello. No dejan cosas sin terminar consigo mismos porque saben que merecen ser felices. Salen y encuentran la felicidad en lugar de esperar a que les llegue.

Una persona fuerte no cambia porque los demás se lo digan, ni se queda igual porque los demás le digan que no cambie. Una persona fuerte se convierte en la persona que siempre ha querido porque no depende de los demás para que le den un propósito. Ellos mismos encuentran un propósito.

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *