MéxicoReflexiones

No te olvides de abrazar el proceso

17/06/2022 - Hace 1 semana
  • Compartir:

Mantén tus ojos en el premio. No dejes que deambulen. Concéntrate en tus objetivos.

Digo que esto ha sido algo con lo que he luchado durante mucho tiempo. Admito que estaba impaciente. Me desanimaba fácilmente y definitivamente no disfrutaba esperando.

Y así, cada vez que anhelaba o deseaba algo tan desesperadamente, siempre comenzaba de manera optimista. Estaría motivado, inspirado, emocionado. Es el mismo diálogo interno una y otra vez, repetido en mi mente constantemente. Lo tienes. La misma oración en repetición. ¡Tenemos esto, Señor!

Pero cada vez que las cosas resultaban ser más difíciles de lo que esperaba, cada vez que me tomaba más tiempo llegar allí, la historia cambiaba. El estado de ánimo cambiaría. “Tal vez esto no sea para mí” sería el nuevo lema. 

Y luego seguiría la autocompasión. Autoculpabilización en ocasiones. Diálogo interno negativo. Esas son las cosas por las que me hago pasar con cada sueño destrozado. Con cada meta no alcanzada. ¿Por qué? ¿Por qué me lo pones difícil, Señor? ¿No dijiste: “Pide y se te dará”? Pregunté, ¿no? De hecho, rogué. ¿Entonces por qué?

Y así, fue un ciclo de decepciones y frustraciones interminables. Hasta que un día reflexioné más sobre las preguntas. Las preguntas que eran, ¿qué estaba haciendo mal? ¿Soy claramente desafortunado, mi vida está destinada a ser mediocre? ¿Soy la mayor decepción de mi vida?

No fue hasta que aprendí, de la manera difícil diría, a dejar que mis ojos vagaran. Sí, mantén tus ojos en el premio. Pero no tienes que fijarte solo en la meta. Eso es lo que trae decepciones, porque algunas cosas, no importa cuánto las deseemos, nunca están destinadas a ser nuestras. A veces, no va de acuerdo a nuestro plan. Porque siempre depende del plan de Dios, y Su plan podría no ser lo que queríamos al principio.

Tuve que aprender a confiar. Confía en el proceso . Confía en Él y entrégate. Y por entrega me refiero a dejar que Él decida a dónde voy. Y con eso en mente, abrí los ojos a lo que estaba pasando mientras caminaba hacia donde creo que voy. Me permití sentirme triunfante por cada pequeño logro, llorar cada revés pero no detenerme en ellos. Para apreciar cada pequeño paso.

Aprendí a aceptar que a veces no terminas donde te dirigías, o que hay obstáculos inesperados en el camino. Que los desvíos y los cambios de ruta están bien. Que cuando llegas a un callejón sin salida, siempre puedes regresar y encontrar el camino correcto. Que en cada empresa, literalmente hagas lo mejor que puedas y dejes que Dios haga el resto.

El viaje o el proceso pueden ser difíciles, pero eso es lo que genera una sensación de victoria en la línea de meta. Aprendemos en el camino y, aunque no hace que la próxima misión sea más fácil, nos da lo que podemos necesitar para la próxima vez. Y aunque mis charlas de ánimo siguen siendo las mismas, mi oración ha cambiado a “Señor, llévame a donde quieres que esté”.

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *