MéxicoReflexiones

No viene nadie, y eso es una bendición

12/06/2022 - Hace 2 semanas
  • Compartir:

Hagamos un pequeño ejercicio.

Quiero que te tomes un momento y te permitas sentir tu máximo miedo.

Un miedo a lo desconocido, un miedo al fracaso, un miedo a pararse bajo el sol, o lo que sea. Sientelo, enfrenta este miedo tuyo. Respira hondo y siente tu miedo.

Imagina que has alcanzado ese miedo supremo y has decepcionado por completo a todos los que te rodean. Todos los que amas o valoras ahora están viendo lo que te has esforzado por evitar.

¿Ahora que?

¿Te retiras y sucumbes a este miedo? ¿Provocas una escena y luchas por la validación de los demás? ¿O simplemente no haces nada?

Si permites que el miedo llegue tienes la habilidad de desempoderarlo. Tienes la fuerza y ​​la experiencia para vivir más allá y no por eso. Las herramientas están ahí y es hora de desempolvarlas. ¿Qué tan maravilloso se sentiría aceptar este poder que ha estado reprimiendo?

Llega un momento en la vida de todos en el que te das cuenta de que no viene nadie. Nadie viene a rescatarte, guiarte o sacarte de tu decepción. Porque seamos realistas, incluso si lo fueran, esa decepción estaría incrustada en su ADN hasta el punto en que solo usted puede ascender más allá de ella.

Nadie viene y no deberían. Eres capaz, resistente y hermosa. Para estar a la altura de la ocasión de tu vida, es necesario que desaparezca el filtro a través del cual has estado mirando. El que te engaña haciéndote creer el miedo y si te caes alguien te ayudará a levantarte.

Que esto sea un llamado a la acción porque el fracaso no es el miedo supremo, es la inacción. El miedo supremo es no hacer nada. Entonces, levántate. No va a venir nadie y no necesitas que venga.

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *