MéxicoReflexiones

Nunca te sientas culpable por dónde estás en la vida

02/05/2022 - Hace 2 semanas
  • Compartir:

Puede haber tanta presión en la vida. Puede venir de cualquier dirección. Escuchamos a las personas que nos rodean hacer las mismas preguntas cansadas y cargadas, como: “¿Cuándo te casas?” “¿Cuándo vas a tener hijos?” y “¿Sigues en ese trabajo?” Escuchamos afirmaciones cargadas de juicio, como: “Cuando tenía tu edad, estaba casado, tenía hijos y tenía una hipoteca” y “Algunas personas se gradúan con un título en cuatro años”. Y luego, para rematar, está la presión interna que nos ponemos al comparar nuestras vidas con las de los que nos rodean: los sentimientos de que no estamos lo suficientemente avanzados en la vida o que de alguna manera estamos fallando porque nuestras vidas se ven diferentes a las de ellos. .

Cada día puede ser una batalla, una lucha por simplemente mantener la cabeza fuera del agua. La vida puede ser lo suficientemente difícil sin toda la presión y el juicio adicionales. La vida es como esos libros de Elige tu propia aventura de la infancia. Hay un millón de caminos y opciones diferentes disponibles para que elijas, y todos tomamos decisiones diferentes en cada cruce. La vida nos lleva a todos en diferentes direcciones, y los resultados, naturalmente, también se verán muy diferentes. No hay direcciones o resultados equivocados; simplemente los hay que enseñan y nos muestran lecciones diferentes.

La vida no es una carrera. No hay velocidad por la cual debamos vivir nuestras vidas; lo que importa es que lleguemos a donde queremos estar en algún momento. Cada uno de nosotros puede elegir vivir la vida al ritmo que desee, a la velocidad que funcione para nosotros personalmente. La vida no es una serie de hitos, presentados linealmente para nosotros como obstáculos en un maratón. En su mayor parte, no existe un orden establecido real por el cual debemos lograr las cosas en esta vida. No es una fórmula matemática con reglas estrictas y dictadas.

Nunca te sientas culpable por el lugar en el que te encuentras en la vida. Nunca sientas que lo que has logrado no es lo suficientemente bueno o grandioso. Nunca dejes que alguien te haga sentir que de alguna manera eres menos porque estás en un lugar diferente en el viaje. La vida ya es bastante dura sin la presión adicional, la culpa, los sentimientos de insuficiencia y el fracaso. Ignora esos pensamientos. Evita a las personas que te hacen sentir así. La vida es demasiado corta para estar cerca de alguien que no sea 100% solidario.

La vida es una aventura, un misterio. Hacemos lo que queremos; elegimos a dónde queremos ir. La vida está destinada a ser vivida en nuestros propios términos, a nuestro propio ritmo, a nuestra manera. Determinamos las reglas, la dirección y, en última instancia, la meta y el destino. Lo que verdaderamente importa es que estemos haciendo lo que queremos, que estemos llegando a donde queremos estar. Y la verdadera belleza de la vida es que nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo o cambiar de dirección si alguna vez te encuentras algo menos que feliz con el lugar donde estás.

Disfruta la vida. Has tu mejor esfuerso. Llénelo con los momentos y las personas que se sumarán, no se lo quitarán. Somos los dueños de nuestro destino y los que decidimos nuestro destino. Vive tu vida a tu manera, de una manera que te haga feliz, porque es la única vida que tendrás.

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *