MéxicoZona de Debate

ANÁLISIS DE ALTURA… ¿Qué pueden esperar los priistas de la era Yáñez Cuellar?

08/09/2021 - Hace 3 meses
  • Compartir:

Por: Eduardo Ortega Solano

Bajo el eslogan: “Un nuevo tiempo, un nuevo momento”, se respira un aire renovador, en el comité directivo estatal del Revolucionario Institucional, y es que su “novel” presidente Arturo Yáñez Cuellar, realizó los primeros nombramientos de los nuevos miembros del CDE que lo acompañarán en el transcurso de su presidencia. Dos características se pueden destacar de este hecho las cuales son: el entreveramiento generacional, y la inclusión de todos los grupos y sectores. Pero también existieron ratificaciones, que se dieron como un reconocimiento por el trabajo y capacidad para algunos funcionarios que vienen participando desde presidencias anteriores, y por supuesto, con todas estas acciones nadie debería sentirse excluido o marginado.

Desde antes que Arturo asumiera la presidencia del PRI, ya manejaba un lenguaje de unidad e inclusión. Tuvo que platicar con muchos liderazgos de su partido, para poder llegar a la dirigencia encabezando una planilla de unidad. Pero dos factores fueron fundamentales en su arribo: la inclusión de La Laguna, en la persona de Rocío Rebollo, como secretaria general, que tiene gran talante político, además con trayectoria como: regidora, diputada local, diputada federal, alcaldesa de Gómez Palacio, mujer de principios y convicciones, y sobre todo “bien vista” por la mayoría del priismo duranguense. También debió convencer a Alejandro Moreno, el presidente nacional del PRI, que era él la persona indicada para dirigir los destinos del priismo duranguense, y si bien; nadie ignora la gran amistad que los une, “en política los amigo son los más sacrificables”, por lo que Yáñez tuvo que demostrar que su “capacidad política” era mucho más que su sola amistad con Moreno Cárdenas.

 

La primera petición que realizó el presidente a los nuevos funcionarios fue: lealtad, compromiso y eficacia política. Es innegable, que para la era Yáñez Cuellar dentro del PRI, se pueden pronosticar buenos augurios, pero no se puede pecar de optimismo a ultranza; esto apenas comienza y le esperan grandes retos. Esto debe de comenzar con una verdadera unidad, tienen que estar realmente preparados para el próximo proceso electoral, deben desterrar fingimientos, enemigos en casa, brazos caídos, y sobre todo “gatopardismo” que todo cambie, para que todo siga igual.

Los anteriores presidentes dejaron la vara muy alta; Luis Enrique Benítez, llegó a la dirigencia con un PRI que estaba en el “fondo del pozo” y logró ganar 16 alcaldías, entregando a Rubén Escajeda, un PRI cuesta arriba, el de San Juan del Río, a pesar del corto tiempo que estuvo al frente del PRI, dejó una presidencia que se caracterizó por su capacidad de negociación, puertas abiertas, y saber cumplir acuerdos, además que en el pasado proceso electoral logró que su partido obtuviera las ocho diputaciones, que hoy les dan en el congreso mayoría legislativa.

El reto de Arturo es mucho mayor, pues deberá participar en la selección de los 39 candidatos para las alcaldías del 2022, además de coadyuvar para que continúe la alianza con el PAN/PRD con lo que incrementa las posibilidades de triunfo, además de pelear con “uñas y dientes” para que el candidato a la gobernatura surja del PRI, esto si realmente es el más competitivo, pero de igual manera tener la humildad de entender y apoyar la propuesta del PAN si es esta la mejor posicionada.

¿Podrá Arturo estar a la altura de la encomienda que le dio su partido?

Twitter: Por: @EduardoOrtegaS

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *