09/09/2021 - Hace 1 semana
  • Compartir:

Por: Gamaliel Ochoa Serrano

Pocas cosas marcan a una generación. La pandemia del COVID-19 cambio nuestra forma de actuar y relacionarnos. Queramos o no, nuestras costumbres han tenido que modificarse.

La distancia entre los seres humanos ha crecido (desde la forma de saludarnos).

El uso del cubrebocas se ha convertido en una obligación, para poder acceder a lugares cerrados, en los que se han implementado diversas medidas de seguridad, que van desde el uso de gel antibacterial hasta termómetros.

Aunque, más allá de la vacuna, en ciertos lugares y momentos mucha gente hace a un lado el cubre-bocas (sobre todo en las fiestas y en los lugares en los que se consumen alimentos).

Vivimos preocupados. El COVID-19 puede ser una enfermedad más que afecta a nuestras familias, como cualquier otra enfermedad. Con la diferencia de que el COVID-19, llega de repente y el sano ya no es tan sano, con el riesgo de perder la vida, o que las secuelas de la enfermedad afecten su calidad de vida.

Es por eso la gran resistencia que tiene la mayoría de los padres de familia para enviar a sus hijos a las escuelas. La vacunación para menores de edad está detenida.

Es por eso que la crisis educativa, derivada de la enfermedad, marcara a toda una generación de niños y jóvenes mexicanos, que en el mejor de los casos han accedido a una educación de manera virtual.

Lo cual, sin lugar a dudas, tendrá repercusiones. Sobre todo, en los sectores poblacionales más alejados de los instrumentos tecnológicos que les permitan acceder a su educación.

Más, cuando la vacunación contra el COVID-19 será recurrente, toda vez que la protección que brinda la vacuna es temporal.

Por lo que nuestra generación tendrá que acostumbrarse a lidiar con esta enfermedad, en condiciones laborales distintas.

La “generación Covid” será una realidad. No regresaremos al mundo que conocíamos. Tendremos que adaptarnos a nuevas circunstancias.

Confió en que las nuevas generaciones, aprenderán y serán capaces de adaptarse a los nuevos retos. Donde el cuidado de la salud tendrá que ser un factor que nos permita garantizar mejores condiciones de vida para nuestra sociedad.

Mientras, los semáforos seguirán midiendo y regulando la actividad humana, unas veces para tratar de contener la pandemia, y en otras, tratar de incentivar la actividad económica y educativa.

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Hay otros 2933 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *