DurangoCultura

Un día en la Historia de Durango… llego Ginés Vásquez de Mercado

14/11/2021 - Hace 3 semanas
  • Compartir:

Un día en la Historia de Durango… llego Ginés Vásquez de Mercado                            

Por: Pedro Núñez López

Debido a mis andanzas de trabajo y aprovechando los momentos de los lugares que visito, esta vez le toco al cerro de Mercado. Y agradezco a la empresa Minera del Norte Unidad Cerro de Mercado del Grupo Acerero del Norte. Su gerente general Martin Pablo Quintana Armijo, que por medio de Lupita Meraz nos brinda la oportunidad de poder visitar este emblemático lugar de nuestra ciudad.

Así que les presento una breve reseña sobre la vida de Ginés Vásquez De Mercado. Y por qué este cerro lleva su nombre. En donde da inicio a nuestra historia de la ciudad. De acuerdo con Amador, la Audiencia de Compostela veía con buenas expectativas la exploración de las tierras de Topia y sus extensos valles, considerando que podría haber minerales importantes en la comarca norteña. En ese entonces Ginés Vásquez de Mercado vivía en la ciudad de Guadalajara (1552) y lo mandaron llamar para encomendarle una expedición en busca de minerales, más allá de las minas de Zacatecas, otorgándole recursos económicos y nombrándolo capitán general.

De Mercado reclutó un contingente y partió para Xocotlán donde tuvo un encuentro con los indios sin consecuencias. Continuó su camino y en las inmediaciones de Valparaíso (hoy Estado de Zacatecas), los indios le informaron que en unos grandes llanos hacia tierra adentro, existía un enorme cerro de plata, noticia que entusiasmó al capitán y lo desvió del objetivo de su expedición.

Lo más probable es que tomara alguno o varios indios que sirvieran de guías para encontrar el codiciado cerro. La comitiva pasó por sitios que presentaban rocas mineralizadas como: Sombrerete, Chalchihuites y San Martín, pero el explorador desdeñó los hallazgos y continuó sin perder tiempo hasta encontrar un amplio valle, donde sólo observó un enorme cerro de mineral que no era plata; aún corría el año de 1552.

Agobiados por el esfuerzo y desmoralizados por el fracaso, De Mercado y su tropa decidieron regresar por donde habían llegado, y al hacer campamento en un arroyo próximo a Sombrerete, fueron sorprendidos por los indios. El asalto fue nocturno y tomó por sorpresa a los españoles quienes perdieron a dos soldados y resultando heridos otros entre ellos Vásquez de Mercado, que sufrió una lesión en una pierna.

Después del combate, el contingente se dispersó y el capitán tomó rumbo a Guadalajara, desviándose al Teul, donde vivía el encomendero Juan Delgado, que era compadre suyo. Allí lo abandonó la gente que le quedaba de la infructuosa expedición, y como Vázquez continuaba lesionado y apesadumbrado por el fracaso de la empresa, enfermó de un padecimiento gastrointestinal que finalmente lo llevó a la tumba en 1553.

Este episodio es famoso en la historiografía dedicada a la investigación de la vida y milagros acontecidos en la Nueva Vizcaya, antes y después de su existencia, como provincia del norte de la Nueva España. Un hecho es el más importante de todos, Vásquez de Mercado fue realmente el primer español que pisó el valle que posteriormente Francisco de Ibarra bautizaría como Guadiana.

Como un acontecimiento histórico aleatorio a la fracasada expedición está el hecho de que en aquellos tiempos Vásquez de Mercado tuviera un compadre en las inhóspitas tierras de guerra del “Teul”, (hoy estado de Jalisco), lo cual indicaba que Juan Delgado o Vásquez de Mercado habían llevado a bautizar a un hijo, circunstancia que indica que ya para esos tiempos existían lazos familiares o sociales que iniciaban la estructuración de una incipiente red social entre los habitantes de la Nueva España.

El fracaso de Vásquez de Mercado no menguó el entusiasmo de los españoles respecto a la idea de encontrar en el septentrión las fabulosas riquezas que las leyendas prometían. De acuerdo con las versiones de la época los nahuas tenían su origen en lejanas y misteriosas tierras al norte del continente. Esta versión fue concebida y reinterpretada por los ambiciosos que soñaban conquistar un reino fabuloso más grande y rico que la capital azteca. Este reino alcanzó fama y tuvo varios nombres que cambiaban a medida que el tiempo y las expediciones al norte transcurrían por las costas del continente.

La leyenda rezaba que existía una fabulosa población asentada en la ribera de una laguna y que estaba habitada por siete tribus, la cual se llamaba Chicomoztoc.’5 Es posible que la leyenda original sobre la ascendencia de los nahuas diera pie a los diferentes nombres que alcanzó el mítico territorio como aquel de las siete ciudades de Cíbola y Quivira, un Nuevo México, y Copala entre otros. Esta ruta terrestre sería una continuación de la vía ya establecida desde la capital de la Nueva Galicia hacia Zacatecas.

Fuente de Información Libro Labor de Navacoyán de Jesús Fernando Lazalde Montoya pagina 23-25 imagen del grupo Durango Antiguo.

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *