InternacionalCiencia y Tecnología

El problema no es tu motivación, es tu herida

12/08/2022 - Hace 2 meses
  • Compartir:

El daño de ignorar la herida se vuelve casi tan sustancial como la rotura original.

Los sobrevivientes se infectan la herida con creencias negativas sobre sí mismos, sus habilidades y el mundo.

Se ven abrumados por mecanismos de afrontamiento desadaptativos como el uso de sustancias, las autolesiones o los trastornos alimentarios.   

La creencia de que están rotos o no son amados se ve exacerbada por la depresión, la ansiedad y un sistema nervioso hiperactivo. Como resultado, se aíslan y se apagan.

Están atrapados en la creencia de que son incapaces de lograr sus sueños.

Incapaces de ver las limitaciones reales y válidas del trauma, deciden que estos fracasos se deben a características personales e inmutables.

Los sobrevivientes hacen la suposición perjudicial de que su falta de logros, felicidad y éxito es prueba de su deficiencia. Más bien, es una prueba de sus heridas.

Si te ves a ti mismo en estas palabras, tómate un momento para considerar qué heridas estás ignorando.

Esas cosas que te has dicho a ti mismo que simplemente deberías ‘superar’ o ‘no eran gran cosa’ pueden ser, de hecho, lo que te impide hacer lo que más deseas.

Tal vez al leer este artículo, esperabas renovar tu motivación o esforzarte aún más. Por favor, deja de correr, siéntate un momento y mira tus heridas.

Puedes correr el maratón. Solo necesitas curar la pierna rota primero.

Síguenos en: Google News Notigram

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Información de contacto:

Teléfono: 618 813 33 00

Redacción: contacto[@]notigram.com