04/09/2021 - Hace 2 semanas
  • Compartir:

Actualmente vivimos un estilo de vida acelerado, que nos obliga muchas veces a sacrificar situaciones apremiantes, pero sabías que ¡Comer en tu escritorio podría matarte!

Aquí te platicamos el por qué es una muy mala idea el que comas mientras trabajas, y no dedicarle un tiempo de calidad a esta vital acción del día.

Literalmente en muchas ocasiones el tiempo nos come, nos consume sin darnos cuenta que trabajamos sin parar y olvidamos de levantarnos del escritorio.

No hay opción ni siquiera para un pequeño respiro. El tiempo apremia y es muy valioso, el trabajo ha llegado a suplantar en prioridad, incluso a la comida.

Nos vemos forzados a desayunar o comer enfrente de nuestra computadora, el escritorio se convirtió en nuestro comedor y esto no es nada bueno.

Puedes ahorrar tiempo para otras actividades, pero no en comer.

Hay muchas razones por las cuales esta es considerada una pésima práctica, te decimos algunas. No las dejes pasar por alto.

Mientras estás trabajando y comiendo no percibes cuanto comes: Un poco de esto y de aquello, y ahora también de eso.

Comes todo el día sin darte cuenta de las cantidades, cuando menos lo pienses ya tendrás el bote de basura lleno con envolturas.

Lo que sin duda te provocará graves problemas de salud, desde problemas del corazón, obesidad, mala circulación, entre otros.

Tu cerebro no toma conciencia de que estás comiendo: Es totalmente cierto, si tu cerebro no registra lo que comes, jamás te sentirás completamente satisfecho y adivina.

Genera problemas de digestión: Aproximadamente el 70% de los mexicanos padece de este mal, debido —en gran parte— a los hábitos alimenticios.

Si comes en el escritorio, se hace de manera rápida, aunado al clima tenso que genera el trabajo. No es asunto menor, ya que puede generar después enfermedades como colitis y gastritis.

Es poco higiénico: Cada bocado que ingresa a la boca, contiene las bacterias del teclado, ratón, pluma, libreta y demás aditamentos en nuestro lugar de trabajo.

Hay que confiar en que el compañero que te saludo traiga las manos limpias.

No se disfruta la comida: Aunque resulta obvio es cierto. No se le dedica el tiempo que merece, percibir los sabores, detectar olores, a la comida se le debe dedicar el espacio necesario.

Además de los problemas de salud que te ocasiona el trabajar y comer al mismo tiempo, debes considerar que el realizar esta práctica también es motivo de una baja producción.

Así que, mejor organiza tus tiempos y dedícale aunque sea 20 minutos a la comida, te distraerá y aclararas tus pensamientos.

Incluso el realizar un breve descanso para realizar esta vital actividad, a la cual por cierto también tienes derecho, te permitirá estar más relajada y animoso para el resto de las actividades.

Te podría interesar: Katy Perry relata que ser madre es un arduo trabajo de tiempo completo

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Mónica Rojas

Nacida en la Ciudad de Durango, Durango., México. Licenciada en Ciencias y Técnicas de la Comunicación, egresada de la Universidad Autónoma de Durango (UAD).

Hay otros 5185 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *