03/05/2020 - Hace 1 año
  • Compartir:

Por: Antonio Gaytán

México comprará anualmente 100 mil toneladas de frijol negro de Argentina cuando los campesinos de nuestro país producen esta variedad y abastecen la demanda nacional, “está fallando la soberanía alimentaria”, opinó el presidente de la Comisión de Seguimiento a las Acciones Apoyadas con Recursos del PEC (COSARPEC), Juan Carlos Arizmendi.

  • El presidente argentino, Alberto Fernández, el pasado 30 de abril, emitió un mensaje en Twitter informando que México adjudicó a Argentina un cupo de 100 mil toneladas de porotos negros (frijol) por año, que significa 140 millones de dólares.

Según el mensaje del Presidente argentino, México pagará 34.5 pesos por kilo de frijol negro, valor muy superior al precio del frijol mexicano que anda por los 20 pesos, e incluso por encima del precio de la leguminosa que se importa de los Estados Unidos, que actualmente se cotiza en 26 pesos.

Además, el frijol argentino no es de buena calidad y el consumidor mexicano no lo acepta.

Para el especialista de mercados, Juan Carlos Arizmendi Espino, este acuerdo México-Argentina evidencia una serie de decisiones erróneas en Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX) en meses recientes, institución que tuvo en sus almacenes un importante volumen de cosechas anteriores y debió administrarlas para evitar el encarecimiento y desabasto de frijol.

“Desde diciembre del 2019, sabíamos de la amenaza sanitaria que inició en China y que era inevitable que nos alcanzara, debieron hacerse reservas estratégicas de frijol para nuestro país y de semilla para este año, hoy tenemos problemas principalmente en el Pinto Saltillo”, agregó.

Este pasado fin de semana, Durango celebró su reunión del Consejo Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable para definir su política agropecuaria de este 2020.

Sobre esta planeación, Juan Carlos Arizmendi destacó que Durango debe privilegiar el mejoramiento genético de la semilla de frijol para elevar su productividad y mejorar la calidad de su cosecha, lo que le permitirá ser competitivo en el mercado nacional e internacional. “Durango tiene vocación frijolera, es el segundo estado productor nacional y deben buscarse mejores ingresos a la economía de las familias en el medio rural”, detalló.

Recordó que el mejoramiento genético del frijol duranguense es una de las políticas prioritarias que planteó el gobernador José Aispuro Torres desde el inicio de su administración estatal.

Comprar frijol a otros países afecta a las familias mexicanas, señala Carmelo Fernández

Sobre este tema, el presidente de la Unión Nacional de Productores de Frijol de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Carmelo Fernández, señaló que el riesgo de estas negociaciones internacionales es que elevan el precio en anaquel y quienes se ven más afectados son las familias mexicanas porque pagan más por sus alimentos.

“Esto no beneficia a los campesinos, aquí el beneficio es para los grandes acaparadores, para los grandes empresarios, son estrategias comerciales para especular en el precio”, afirmó.

Asimismo, acusó a SEGALMEX de ser quienes provocaron el desabasto de frijol porque lejos de prever una reserva estratégica de granos para proteger al pueblo cuando se sufren eventualidades como sequías y emergencias, esta dependencia federal remató miles de toneladas y los puso en manos de los empresarios, lo que es incongruente.

  • México tuvo almacenes nacionales de depósito que estaban siempre llenos para cualquier contingencia, medida que debe retomarse.

Este gobierno nos están volviendo dependientes de otros países: CNC

Por su parte, el dirigente estatal de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Pedro Silerio, consideró que comprar frijol a Argentina es una alerta de que “este Gobierno federal nos está volviendo dependientes de otros países en materia alimentaria, lo que es inaceptable cuando en nuestro territorio existen condiciones para producir nuestros alimentos”.

Se acerca el ciclo Primavera-Verano 2020, los campesinos ya trabajan sus tierras esperando las lluvias para “tirar” semilla y levantar cosecha a partir de noviembre.

Productores que requieren semilla certificada, o al menos apta, y ahí es donde debe verse al Gobierno federal apoyándolos y no comprando grano a campesinos de otros países.

“No hay inversión en el campo de México, ni pública ni privada, de no cambiar esta situación estamos condenados a ser dependientes alimentarios de otros países”, sentenció.

  • Te recomendamos leer: 

Estados Unidos se está llevando el frijol de las bodegas de Durango

 

Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Hay otros 1486 Artículos de este autor en Notigram.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *