Una vuelta a la Revolución, con la División del Norte y Francisco Villa

Una vuelta a la Revolución, con la División del Norte y Francisco Villa

Autor:
03/05/2021

493104

Por: Mónica Rojas

Sabías que en Durango se encuentra el Museo Francisco Villa y la División del Norte.

No estamos hablando del gran museo que se encuentra albergado en lo que fue conocido como el Palacio de Zambrano.

Y que se encuentra en el corazón del centro histórico de la ciudad.

Hablamos del Museo Francisco Villa y la División del Norte, ubicado en un inmueble que es conocido como la Hacienda de la Santísima Trinidad.

Sitio que se localiza en la ex Hacienda de la Santísima Trinidad de la Colonia Villa La Loma, en Lerdo, Durango.

Este complejo cultural forma parte de la vida de la cultura e historias de las haciendas que se han convertido en Museos en nuestro Estado.

El Museo Francisco Villa y la División del Norte, abrió sus puertas como museo en septiembre de 1994.

Los trabajos de restauración y remodelación se realizaron entre los años 2000 y 2001 y estuvieron a cargo del Instituto de Cultura del Estado de Durango.

Fue reinaugurado posteriormente, con el objetivo de dar a conocer la vida y obra del general Francisco Villa y la historia de la División del Norte, el Porfiriato, la Revolución mexicana, el reparto agrario y la vida en las haciendas.

En sus siete salas permanentes, el recinto exhibe enseres, objetos y reproducciones fotográficas de la época.

El sitio continúa trabajando en la restauración y mantenimiento que sigue siendo necesario por la falta de intervención que ha tenido durante tiempo atrás, por desinterés de autoridades y problemas legales que el sitio presentó en su momento.

Sin embargo la ex Hacienda de la Santísima Trinidad, alberga no sólo un sitio cultural, sino un lugar de gran historia.

Pues fue ahí donde se conformó la División del Norte de Francisco Villa el 29 de septiembre de 1913.

Además antes dio asilo a Benito Juárez durante la segunda intervención francesa en Septiembre de 1864.

El edificio abarca dos mil 100 metros cuadrados, se conforma de 20 habitaciones, comedor, cocina, capilla, sacristía, cuarto de escalera, recibidor, dos cuartos de oficina, dos patios y un sótano.

Te podría interesar: “Entre el Fluir y El Ser Ahí” de Elia Morales

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *